Un avión que partió de San Fernando debió aterrizar de emergencia en un campo de maíz

El hecho ocurrió en la mañana del sábado, y los 9 ocupantes resultaron ilesos.

Avion Campo

En la mañana de este sábado, un avión que había partido del aeropuerto de San Fernando tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia sobre un campo en la zona rural de la localidad de Otamendi, a pocos kilómetros de Mar del Plata, debido a la falla en sus motores mientras volaba en condiciones meteorológicas adversas.

La aeronave Cessna C560X matrícula LV-FQD llevaba nueve personas entre pasajeros y tripulantes, que resultaron ilesas, y se dirigía a la estancia “La Venancia”, ubicada en las afueras de Otamendi. La pericia del piloto logró posar el avión sobre un sembrado de maíz, sin mayores daños para sus ocupantes.

En relación al accidente, la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) aclaró que “la tripulación en contacto radial con la torre de control del aeropuerto de Mar del Plata se declaró en emergencia notificando la detención de un motor y luego del otro. Al confirmar que no iba poder aterrizar en el aeropuerto de Mar del Plata condicionado por la meteorología, realizaron el aterrizaje en un campo próximo al arroyo Las Brujitas”.

En cuanto a las condiciones meteorológicas, señalaron que “en base a las primeras imágenes satelitales obtenidas indicarían que esta aeronave podría realizar el vuelo planificado. Las condiciones meteorológicas presentes indican probabilidad de engelamiento (hielo) en diferentes niveles de vuelo”, pero aclararon que “este tipo de aeronaves cuenta con sistemas anti ICE”.

También especificaron que “los audios de la torre de control de Mar del Plata serán pedidos tal como indica el protocolo para formar parte de la investigación, las mismas quedan bajo resguardo de la JIAAC como información confidencial” y advirtieron que “las comunicaciones que puedan llegar a circular en los medios de comunicación no son tomadas como material de investigación ya que pueden ser editadas”.

Finalmente afirmaron que “una vez finalizadas las tareas de campo se evalúa a que componentes se le realizarán ensayos de laboratorio, los mismos quedarán a disposición de la JIAAC, una vez realizado este relevamiento se procederá a la liberación de la aeronave”.