Vidal admite “diferencias coyunturales” en Juntos por el Cambio pero “aprendieron a ser mejores”

La ex gobernadora de la Provincia de Buenos Aires expresó que en la alianza opositora existen algunas diferencias entre sus integrantes y enfatizó en "brindarle compañía a la gente" como tarea principal durante la cuarentena.

La ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal admitió que en la alianza opositora Juntos por el Cambio “puede haber diferencias coyunturales” pues son “muchos y diversos”, pero aclaró que “sigue ahí ese espacio de república, de libertad, de progreso genuino” compuesto por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, y propuso que para las próximas elecciones ese sector debe decir que “aprendió a ser mejor”.

“La primera tarea que tenemos es acompañar a la gente”, afirmó la dirigente del PRO en una reunión que se dio por Zoom, en la que también participaron el ex ministro de Educación, Alejandro Finochiaro y el diputado nacional del PRO Hernán Berisso.

Vidal afirmó que “los tiempos que atravesamos son muy difíciles, y los que vienen van a serlo aún más”, y manifestó que “van a requerir que estemos ahí. Cada uno de nosotros tiene que encontrar su manera”.

“Puede haber diferencias coyunturales porque somos muchos y somos diversos”, sostuvo sobre las discrepancias en JxC. Pero aseveró que “ese espacio, de república, de libertad, de progreso genuino, de dignidad, que construimos en el 2015 con la UCR, con la Coalición Cívica y el PRO, sigue ahí”.

La ex gobernadora bonaerense afirmó que “ser oposición también significa decir lo que está mal” y recordó “cuando dijimos que esta crisis no es solo sanitaria, también es económica”.

“Y por eso le dijimos al Gobierno que debe poner en marcha todos los motores que ayuden a la gente a recuperarse económicamente”, destacó.

Asimismo, manifestó que “el año que viene, cuando volvamos a pedir una oportunidad a los bonaerenses y a los argentinos, tenemos que decirles que aprendimos para ser mejores”.

Vidal dijo que “tenemos que decirles que escuchamos su mensaje. Hace falta una autocrítica, pero no una para flagelarnos, o para ponerle nombre y apellido a los errores, sería infantil pensar que hay un único responsable”. Y afirmó que “todos los que tenemos algún nivel en la dirigencia lo somos. Y todos debemos ver qué podemos mejorar. La capacidad de reconocer errores nos hace más fuertes”