Panamericana: multan a un hombre que circulaba a alta velocidad con un monopatín en San Isidro

El hombre reiteró una acción por la que había sido filmado y viralizado en julio pasado, y fue demorado por personal de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Monopatin Detenido San Isidro

En julio pasado, se viralizó un video que mostraba a una persona a cerca de 100 kilómetros por hora en la Autopista Panamericana con un monopatín eléctrico. Este jueves, dos agentes de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) detectaron al conductor repitiendo la conducta.

Los agentes motorizados Daniel Pérez y Ricardo Pacheco hicieron que su viaje terminara en ese instante, a la altura de San Isidro, con la consiguiente infracción por circular por una autopista con un vehículo no autorizado y el posterior acompañamiento hasta un lugar seguro, fuera de la traza.

El conductor, Lucas S., de 45 años, tiene domicilio en la ciudad de Buenos Aires y una licencia de conducir emitida por el GCBA. Arrastra una deuda de $40.000 por diversas faltas en ese distrito: exceso de velocidad, forzar barreras de peajes y estacionar sobre la vereda, entre otras, todas cometidas con un Audi. También tiene condenas en estado de ejecución por otras infracciones anteriores, así como acciones iniciadas en otras jurisdicciones.

El vídeo grabado en julio pasado, donde se registra al conductor a alta velocidad por Panamericana.

“Ir a 100 km/h en un monopatín por la Panamericana no sólo está prohibido sino que es una conducta suicida. Si a eso le sumamos el historial de infracciones que arrastra y su negativa a resolverlas, percibimos una profunda falta de respeto por las normas de tránsito. Espero que esta persona reflexione. Agradezco a los Agentes de la ANSV que hicieron lo que había que hacer: cuidarlo. Esto demuestra que el control salva vidas”, aseguró Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la ANSV.

Además, carignano sostuvo que “dejar a criterio del usuario de los monopatines eléctricos la decisión de respetar las normas o no suele ser ineficiente” y que, por ese motivo, “debe prohibirse la comercialización de dispositivos de micromovilidad que puedan superar los 30 km/h, ya que un siniestro a mayor velocidad tiene enormes probabilidades de terminar en la muerte del conductor”.