Carrefour de Pilar: siguen detectando casos positivos en empleados

Tras tareas de desinfección, el local volvió a abrir sus puertas. Ahora se esperan estudios de nuevos empleados que se encuentran en proceso de aislamiento. Al caso inicial, se sumaron dos nuevos caso positivos y a uno de ellos se le realizará una contraprueba.

Clausura Carrefour Pilar

El Carrefour de Pilar reabrió sus puertas el pasado viernes, luego que se conociera un caso positivo de coronavirus hace diez días. En las últimas horas, tras haber aislado a casi el 95% del personal, se detectaron dos nuevos casos de Covid-19.

Al primer caso confirmado, un hombre que se encuentra internado en la Ciudad de Buenos Aires, se le suma otro más que corresponde a una cajera de unos 25 años, internada en el Hospital Austral, según señalaron delegados del sindicato de Comercio de Carrefour a Pilar de Todos.

Además, hay otros dos trabajadores sospechosos, una que dio positivo en una primera prueba pero será sometida a otra, también cajera y otro que está siendo sometido al seguimiento médico. En ambos casos, las personas se encuentran aisladas en cumplimiento del protocolo de la enfermedad.

“Del primer caso, se sumó uno más, de una cajera que está internada en el Austral, y tenemos uno que si bien dio positivo nos dijeron que hay que esperar una contraprueba, porque hay falsos positivos. A esos se les suma otro, pero que aún no se ha sometido a análisis, pero tiene algunos síntomas”, explicó a ese medio Ariel Sena, delegado de Comercio de Carrefour.

El hipermercado, tras una desinfección y la intervención de la comuna y la Justicia de Zárate – Campana, reabrió el viernes pasado de 9 a 18, ya que tiene nuevo personal, pero en menor cantidad.

Si bien en un primer momento solo 40 de los casi 120 empleados habían sido puestos en cuarentena formal, tras el reclamo de los delegados se logró que hasta ahora esa medida alcance al 95% del plantel.

Ante la presencia de algunos síntomas, otros empleados decidieron realizarse el hisopado correspondiente mediante su obra social, por cuenta propia y a modo preventivo. “Somos tres compañeras las que hemos pedido el análisis, del que luego deberá hacerse cargo la empresa. En mi caso tengo dolor de cabeza, pero puede ser que sea asintomática”, dijo una de las empleadas.

“Todos teníamos contacto con el primer caso que dio positivo, compartíamos el comedor, los varones el vestuario. Además, al cerrar la tienda, todos hacemos las compras en el lugar, pasamos por caja, además de tener contacto como amigos, o como ocurre con cualquier compañero de trabajo”, cerró.