Cenas de invierno en Cáritas Aránzazu

Cáritas Aránzazu lleva adelante las cenas de invierno en los meses de julio y agosto. Tres días a la semana se ofrece un menú para personas en situación de calle. ”Gracias al trabajo de los colaboradores hacemos posible que mucha gente tenga un plato de comida en estas noches frías”, comentó la coordinadora, Cristina Lattuada.

”Es un trabajo difícil, preparar con anticipación una cena para 80 personas lleva tiempo. Las verduras por lo general las cortan los jóvenes de los colegios, pero como estamos en vacaciones nos dividimos las tareas entre nosotros”, afirmó Lattuada.

 Cristina Lattuada es la coordinadora general y hace cinco años que se encarga de supervisar todas las áreas de la organización en San Fernando, reconoce que tener una mirada integral y fomentar el trabajo en equipo es uno de los pilares fundamentales para sostener un trabajo a pura colaboración.

Las cenas surgieron a partir de la crisis del 2001, cuando la cifra de desempleados y de familias en situación de calle se multiplicaba día a día. ”Desde aquel año se empezó haciendo las cenas todos los días de la semana, pero ya hace dos años que podemos realizarlas tres veces por semana, con una concurrencia de 80 personas por noche”, comentó la coordinadora del desayunador, Mónica Enríquez.

Mónica trabajó 20 años como catequista en la parroquia Nuestra Señora de Aránzazu y hace 5 años que participa en Cáritas. ”Cuando estoy colaborando se me olvidan todos los problemas, ayudar es hermoso”, afirmó.

Asimismo la coordinadora general, Cristina Lattuada habló del trabajo de todo colaborador: ”Uno también tiene una familia y un trabajo, pero se va encontrando el rato para venir, y es el mejor encuentro que podés tener con Jesús en el rostro del que te pide”.

Las cenas se realizan los días lunes, miércoles y viernes durante Julio y agosto. Gran parte de los alimentos se consiguen a base a donaciones. La preparación empieza desde muy temprano, 9:30 se cortan las verduras y se prepara el postre. Por la tarde otro grupo de voluntarios comienza a cocinar, y a las 19 otro sirve la comida.

Para lograr una mayor organización, cada mesa es atendida por un voluntario, quien se encarga de servir jugo, ordenar y acercar los platos. El menú es fijo, los lunes se cocina arroz con pollo, miércoles lentejas con verduras y los viernes fideos a la boloñesa. Para el postre se ofrecen alfajores o flan.

Cáritas Aránzazu tiene 59 años en el territorio sanfernandino y actualmente cuenta con 90 voluntarios, muchos de los cuales son jóvenes de colegios parroquiales. Una de las actividades más tradicionales es el desayuno que funciona hace 15 años. Asimismo, los lunes ofrecen servicio de ducha, donde se le da a cada persona una muda de ropa.

Otra de las actividades que se realiza es la ”ayuda inmediata”, donde se ofrece ropa, frazadas y comida de forma directa para quién lo necesite. Además realizan ayuda a los centros ubicados en los barrios San José y Alsina. Asimismo realizan talleres de papel, tejido y telar y una vez por mes se realiza una feria de ropa.

No obstante, el evento de mayor recaudación es la Colecta Anual. ”La colecta anual se hace en el radio parroquial, desde el canal hasta la calle Pasteur y desde las vías del Mitre hasta el río. La recaudación de este año fue muy buena, la gente responde”.  De esa recaudación luego se divide al obispado, Cáritas Nacional y la delegación en San Fernando.

 

Si estás interesado en colaborar podés contactarte vía Facebook en ”Caritas Aranzazu” o acercarte personalmente los días martes, jueves y viernes en Constitución 960, San Fernando.