Detienen a un hombre acusado de haber baleado a un repartidor en Ituzaingó

El crimen de Facundo Hambra ocurrió el pasado 18 de enero, y ya son tres los detenidos acusados del hecho. El joven víctima, que recibió un disparo en la cabeza, permanece internado en estado reservado.

Facundo Hambra Repartidor Ituzaingo
Foto: Facundo Hambra, de 22 años, fue baleado en la cabeza y se encuentra grave.

Un joven de 21 años fue detenido acusado de haber baleado a un repartidor de 22 años al que atacaron cuando entregaba un pedido en una casa de la localidad de Ituzaingó, y que permanece internado desde que ocurrió el hecho el pasado 18 de enero.

Los informantes señalaron que la detención fue concretada en las últimas horas por efectivos de la comisaría 1° de Ituzaingó, junto al personal de la Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón, que realizaron allanamientos en distintos domicilios de las localidades de Merlo e Ituzaingó por orden del Juzgado de Garantías 2 del departamento judicial de Morón.

Por el ataque al repartidor Facundo David Hambra (22) ya habían sido detenidos dos sospechosos, identificados por los investigadores como Maximiliano Alifraco y Axel Javier Melo. Según las fuentes, el nuevo apresado fue identificado por la policía como Alexander Leonel Urbano (21), quien quedó detenido como acusado de ser el autor del disparó que hirió a Hambra.

Durante el procedimiento los efectivos secuestraron una pistola marca Bersa calibre 22 que, se cree, fue el arma utilizada en el ataque, precisaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió el pasado 18 de enero en calle Madeyro, entre Alvear y Laprida, donde Hambra se hallaba entregando un pedido ya que trabajaba como delivery. En ese lugar, el joven fue sorprendido por dos hombres que, sin mediar palabra, lo atacaron a balazos y huyeron sin robar nada.

Producto del ataque, el joven repartidor recibió un disparo en la cabeza, por lo que fue trasladado de urgencia al Hospital de Haedo, donde fue intervenido y permanece internado en grave estado.

Si bien no descartan la hipótesis del intento de robo, los investigadores creen que el móvil del hecho fue una venganza por un “escrache” en una vivienda de Castelar Sur realizado por Hambra y sus amigos, cuando intentaron recuperar un motocicleta robada por dos delincuentes que se dieron a la fuga.

En tanto, los dos hombres detenidos el pasado 25 de enero, acusados de participar del ataque al repartidor, al ser indagados por el fiscal Patricio Ventricelli, negaron los cargos en su contra por los delitos de “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

Según las fuentes, el nuevo acusado fue indagado por el fiscal interviniente, se negó a declarar, y permanecerá detenido, imputado en la causa a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Ituzaingó.