Un joven quedó en terapia tras un ataque de rugbiers del Club San Fernando

Joaquín Mieres también juega al rugby en el Delta Rugby Club. Su familia denuncia que lo agredieron jugadores de San Fernando dentro del boliche Caix. 

Joaquín Mieres, un joven de 18 años que juega en el Delta Rugby Club, terminó internado en terapia intensiva luego de que un grupo de rugbiers del Club San Fernando lo golpearan brutalmente dentro del boliche Caix, donde se hacía una fiesta de egresados. Lo contó su papá a través de una publicación en Facebook, que se volvió viral.

“Este es Joaquin, mi hijo mayor de 18 años. Para los que no lo conocen, Joaco es un gran chico, educado, solidario, amigo de sus amigos, familiero, estudiante, sano, súper sano, todo lo que uno sueña ver de sus hijos cuando crecen”, arranca el texto, que está acompañado de una imagen en la que se ve a la víctima en la cama de un hospital.

mieres-delta-rugby-2

Luego, explica que su hijo llegó a Caix invitado por un amigo que se egresaba y que, ya en el interior y “estando tranquilos”, a “Joaco (y sus amigos) Facu y Tincho se les acercan 10 jugadores de la M17 del Club San Fernando de Rugby y les dan a Joaco y Facu tremenda paliza”. Por esto, su hijo decide irse de la fiesta y llama a su mamá para avisarle lo que había pasado y decirle que planeaba tomarse un remis de regreso a su casa. “Cuando corta, ve que se acercan los 10 hijos de puta que lo habían atacado antes y otros 5 o 6 más. Volvieron a atacarlo a trompadas, patadas, tanto a Facu como a él. Lamentablemente, una de las trompadas que le dieron, desde atrás, acción bien de cobarde, le pega en la base del cráneo por lo que lo deja inconsciente y tirado en el piso”.

A través de la carta, en la que aclara que actualmente su hijo permanece en terapia intensiva, intenta reflexionar sobre la violencia en el rugby y pide la intervención de las autoridades (menciona a la Unión Argentina de Rugby y a la Unión de Rugby de Buenos Aires) y de los padres de los jugadores agresivos. “Mucho se habla sobre la violencia en el Rugby, las acciones de unos pocos que ensucian y desprestigian un deporte que da mucho más que lo que saca, pero estoy convencido de que si entre los dirigentes y los padres no se logra encauzar a los chicos violentos, hablándoles de que ser un equipo no es lo mismo que ser una patota, el deporte está condenado”, remarca.

Y agrega: “A Joaco, jugar al Rugby en Delta lo ha hecho crecer enormemente, ha encontrado un club de contención, ha hecho grandes amigos, está bajo el ala de una dirigencia seria, sana y con gran defensa de los valores por sobre todas las cosas. Pero si la dirigencia más alta no empieza a tomar medidas fuertes, esto no va a dejar de ser un hecho aislado más. Y la verdad, el Rugby no se lo merece, como ninguno de todas las víctimas de violencia que han habido”.

La UAR condena con la mayor rigurosidad éste y todos los tipos de actos violentos de cualquier orden.

Desde la UAR, repudiaron el hecho acontecido en un comunicado: «Poner al rugby como victimario o responsabilizarlo por el comportamiento -fuera de la cancha y fuera del contexto deportivo- de algunas personas que tienen completo discermiento de sus actos y por ello, son responsables de los mismos, es temerario y estigmatizante. El rugby no enseña nada de eso. Muy por contrario, lo denosta.»

«Por ese motivo, la UAR condena con la mayor rigurosidad éste y todos los tipos de actos violentos de cualquier orden que se produzcan en la sociedad, porque forma parte de ella, sin que importe si el o los involucrados juegan al rugby, a cualquier deporte o aún sin formar parte de ningún deporte», culminan desde la Unión Argentina de Rugby.

Por último, Lucas Bolla, presidente del Club San Fernando, afirmó que “como institución, con los socios se tomarán medidas». En este sentido, se está citando a lo supuestos jóvenes involucrados junto con los padres, ya que tienen 16 y 17 años, y hay alrededor de 14 identificados. «Ayer fui a visitar a Joaquín, y me puse en contacto con su papá. Lo más importante es que él esté bien, y si hay gente del club que participó del hecho, tendrán sanciones ejemplificadoras. No somos jueces, pero desde el club pregonamos valores que no son lo que se ven en este hecho», sentenció.

«Hubo reunión con el Delta y con la URBA, como dirigentes trabajamos para que estos hechos no sucedan. Tenemos amigos y familiares entre los clubes, y lo que pasa adentro de la cancha es una cosa. Por fuera de eso, debemos ser todos una gran familia», finalizó Bolla.

 

Fuente: Clarín / UAR