Comienza el juicio oral por la muerte de Luna Ortíz

El miércoles 3 y jueves 4 de abril se realizará el proceso para juzgar al único imputado por el hecho, y la familia pide que el título de carátula sea el de "femicidio". La joven había desaparecido en Benavídez y fue encontrada muerta en una casa de Don Torcuato un día después, en junio de 2017.

Este miércoles 3 de abril comienza el juicio oral por el caso de la muerte de Luna Ortíz, la vecina de Tigre que fue encontrada muerta del 3 de junio de 2017, y su familia sigue reclamando que el único imputado en el caso, Isaías Villarreal, sea procesado por femicidio, ya que hoy la carátula de la causa es otra.

El Tribunal Oral Criminal N°7 de San Isidro, ubicado en avenida Centenario 456, en San Isidro, será el lugar donde a partir de las 10 horas se lleve adelante el juicio oral a Villarreal, imputado en una causa por “abandono de persona seguido de muerte” y “suministro de sustancias estupefacientes a título gratuito”.

En es marco, la familia continúa con el reclamo para que Villarreal, que hoy permanece bajo prisión preventiva por estos cargos, sea imputado bajo otra carátula: la de femicidio. Por este motivo, y luego de haber realizado un festival el pasado sábado 30 de marzo, bajo la consigna #FueFemicidio y #JusticiaPorLuna, la familia convoca a marchar a San Isidro tanto el míercoles 3 como el jueves 4 de abril, segunda jornada del juicio. El encuentro será a las 9 horas en la Estación de Tigre, y desde allí se partirá hacia los edificios de Tribunales.

El 2 de junio del 2017 Luna Ortiz, de 19 años, había salido a una entrevista de trabajo en la localidad de Benavídez y no regresó. La joven fue encontrada muerta al otro día en una casa en Don Torcuato y a partir de allí comenzó un proceso que Facundo Ortíz, padre de la joven, definió como “plagado de irregularidades”, en el que la policía, y el fiscal Marcelo Fuenzalida, por entonces a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia de Género de Tigre, “no actuaron como debían”.

En diálogo con Que Pasa, el padre de Luna había expresado: “Queremos que se haga justicia, que no quede como un caso de sobredosis. La autopsia mostró que mi hija tenía golpes en todo el cuerpo y lesiones en la bulba, de una abuso sexual, pero el fiscal nunca lo tuvo en cuenta”.

“A pesar de haberla bañado y maquillado, perduraron moretones producto de golpes y diversos rastros sexuales explicitando una muerte signada por la violencia”, explicó mediante un comunicado la familia de Luna.