La Iglesia de San Isidro pide perdón

Anticipamos el comunicado emitido desde la iglesia de San Isidro, que se leerá en las misas de este fin de semana. 


Catedral de San Isidro



Habiendo llegado a un acuerdo económico para el resarcimiento a las víctimas del abuso sexual cometido por el P. José Mercau y en el marco de este acuerdo, el obispo Mons. Oscar Ojea, el obispo emérito Mons. Jorge Casaretto y el presbiterio de la diócesis, frente al daño sufrido por los damnificados, queriendo pedir perdón y con el deseo de reparar, trasmite el siguiente comunicado:

ASUMIR, PEDIR PERDÓN Y DESEO DE REPARAR

Las secuelas que deja el abuso sexual en el futuro de los niños y de los jóvenes no se pueden medir. Su vida vincular y afectiva queda lastimada en lo más hondo por la violación de su intimidad.

La conducta del que abusa también hiere a todo el Cuerpo de Cristo y quiebra la confianza en la comunidad. Este mal causado nos hace experimentar un vivo dolor como miembros de la Iglesia. Decimos con claridad que estos actos están abiertamente en contradicción con la Palabra de Dios y con la tarea evangelizadora que día a día comunidades y pastores llevan adelante.

La comunidad diocesana de San Isidro, y de un modo especial el Obispo y su presbiterio, piden públicamente perdón a los jóvenes que han sido afectados por estas conductas realizadas por un sacerdote de nuestra Diócesis, el Padre José Mercau, cuando era párroco de San Juan Bautista en Ricardo Rojas.

Al expresar este pedido público de perdón afirmamos nuestra decisión de ayudar, desde nuestras posibilidades, a éstos jóvenes a sanar heridas y construir un porvenir. Deseamos que este gesto concreto signifique también una renovación en toda la comunidad del compromiso por promover una cultura del cuidado de los niños y adolescentes. Nos dice el Papa Francisco: “Cuidémonos los unos a los otros. Cuídense entre ustedes, no se hagan daño. Cuídense la vida, cuiden la familia, cuiden la naturaleza, cuiden a los niños, cuiden a los viejos” (Papa Francisco, Saludo a los fieles de Bs. As. en la vigilia previa al inicio de su pontificado).

Poniendo nuestra confianza en el Señor le pedimos humildemente que estos gestos nos estimulen a seguir anunciando con transparencia y fidelidad la alegría del Evangelio e ilumine cada rincón de la Diócesis para poder acercar la Buena Noticia, en particular a nuestros hermanos más pobres.

Que el Niño Jesús que viene en esta Navidad nos regale su paz que supera todo lo que podemos pensar y desear (Flp. 4, 7) y que la Virgen y San José cuiden a nuestras familias, a nuestros niños y a nuestros jóvenes.

Para profundizar acerca del sentido de este pedido de perdón que constituye una exigencia evangélica, invitamos a una Jornada de Oración y reflexión a realizarse en la Parroquia San Juan Bautista, en Bº Ricardo Rojas, el domingo 22 de diciembre a partir de las 21.00.-