Leonardo Grosso sobre la ley de humedales: “Lo que el Estado no regula, el mercado lo destruye”

El diputado nacional, en diálogo con QUE PASA, dio detalles sobre el proyecto de Ley de Humedales que se debate en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano que preside y afirmó que "tenemos que producir con criterios de sustentabilidad y esos costos tendrían que correr por los grandes empresarios".

Leonardo Grosso 555

Leonardo Grosso, diputado nacional del Frente de Todos, conversó con QUE PASA sobre el tratamiento del proyecto de Ley Nacional de Humedales y señaló que la normativa “no busca prohibir ninguna actividad” pero sí que “el Estado y las partes regulen la actividad para que sean sustentables ecológicamente”.

Los humedales se pueden usar, pero de manera responsable y sostenible, sustentable ecológicamente. Lo que no puede hacerse es lo que está pasando en el delta del Paraná, que de hecho lo ha llamado hasta el mismo ministro de Ambiente de la Nación (Juan Cabandié) un ‘ecocidio’. Prender fuego 70 mil hectáreas de humedales, de juncos, de monte, de un lugar donde vive mucha flora y fauna y destruir absolutamente todo: eso es lo que no se puede hacer”, enfatizó Grosso. En este sentido, destacó la importancia de estos ecosistemas, y explicó que “son reguladores de las inundaciones, pueden mitigar las grandes lluvias que tenemos que van en aumento por el calentamiento global y el cambio climático, y también los desbordes de los ríos”. 

“Además de eso, como absorben mucha agua son como la puerta de entrada a los acuíferos, esas enormes reservas de agua dulce que tenemos que cuidar y mucho porque si hay algo que va a escasear en el mundo en breve, no en un futuro muy lejano, es el agua dulce. Ahí también tienen un rol central”, manifestó el sanmartinense.

También Grosso afirmó que Argentina se encuentra en Emergencia Climática y Ecológica desde 2019, y que otro de los temas que se aborda en los gabinetes sobre el cambio climático es la emisión de gases de efecto invernadero. “Los humedales son los que mayor capacidad de absorción de gases de efecto invernadero tienen con respecto al resto de los otros ecosistemas, por lo tanto hay que preservarlos”, puntualizó el referente del Movimiento Evita.

En cuanto a los humedales en el ámbito urbano, y a las problemáticas que atraviesan, dijo que “muchos que militamos en el conurbano bonaerense sabemos muy bien que cuando hay desarrollos inmobiliarios que se hacen de mala manera, es decir que se llevan adelante sin respetar la función de ese humedal en algún barrio, tapan la laguna, cambian los cursos de los arroyos y alteran ese ecosistema, después los barrios de alrededor empiezan a inundarse”.

Sobre el alcance del proyecto de ley, sostuvo que establecerá “presupuestos mínimos de protección y restauración de humedales, porque los recursos naturales son propiedad de las provincias porque así lo establece nuestra Constitución”. Para eso, señaló que la idea es generar un inventario de humedales en todo el país para poder saber con precisión cuáles son y dónde se encuentran, porque “hay algo inventariado pero no la totalidad de los que tiene la Argentina”.

En ese sentido, dijo que la ley establecerá diversas protecciones a los humedales, que “tienen que ver con no degradar los ecosistemas, con no arruinar los servicios o las funciones ecosistémicas que tienen, por lo tanto se establece que no se puede rellenar las lagunas, que no se pueden cambiar los cursos de los ríos, no se puede contaminar con agroquímicos o químicos en general, que no se pueden incendiar de manera controlada, porque existe la práctica de los incendios para la cría del ganado, extendida no sólo en la Argentina sino también en el mundo”.

Lo que nosotros pretendemos no es prohibir per se ninguna actividad. Lo que dice nuestro proyecto es que el Estado y las partes deben regular la actividad para que sean sustentables ecológicamente, para que no se dañen los servicios de ese ecosistema. Lo que el Estado no regula hasta acá, el mercado lo destruye y esta es la experiencia que tenemos en este momento y esta discusión se da porque están prendiendo fuego 70 mil hectáreas del Delta del Paraná y porque ese humo llegó a una de las ciudades más grandes del país, y a partir de ahí a los medios de comunicación”, aseveró.

Los intereses que se ponen en juego en el marco del tratamiento de este proyecto también fueron otro eje que abordó el diputado, y recalcó que “es una cuestión atravesada por un montón de intereses” como “los mineros, agroganaderos, forestales, arroceros y en el conurbano bonaerense lo que hablábamos antes: inmobiliarios”.

“Ellos construyen el discurso de que la Ley de Humedales no los dejaría producir. Lo que nosotros decimos es que no es que no los dejamos producir, la ley no establece ninguna prohibición. La ley lo que plantea es que tenemos que producir con criterios de sustentabilidad y esos costos tendrían que correr por los grandes empresarios. Eso es lo que no quieren los grandes empresarios, son intereses, muchos, varios, mezquinos, que no quieren hacer las inversiones que se necesitan para no destruir esos servicios y esos beneficios que le llegan al conjunto de la comunidad”, culminó el legislador.

LA ENTREVISTA COMPLETA, ACÁ: