La línea 60 sigue sin funcionar por cuarto día consecutivo

 

La línea de colectivos utilizada por unos 200 mil pasajeros por día sigue sin funcionar por cuarto día consecutivo mientras continúan las denuncias cruzadas entre la empresa y sus trabajadores, que hoy irán al Juzgado de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal para solicitar la “inmediata intervención de la justicia” ante “un lock out patronal”.

 

Uno de los delegados, José Alderete, dijo hoy que “están a la espera que se solucione” el conflicto y acusó al presidente de la empresa de transportes Micro Ómnibus Norte S.A. (MONSA), Marcelo Pasciuto, de “mentiroso”.

El empresario había culpó ayer a los empleados de “no acatar la conciliación obligatoria” dictada por el Ministerio de Trabajo el viernes y de intentar “cortarle un dedo a uno de los choferes que quería trabajar”.

“Repudiamos a Pasciuto por mentiroso. Nosotros estamos acá para trabajar y queremos trabajar. Si alguien empieza a dar la planilla con los nombres de los choferes empezamos a hacerlo”, replicó hoy Alderete en declaraciones al canal A24.

El conflicto se inició el jueves pasado, cuando los empleados de la línea iniciaron una medida de fuerza para pedir la reincorporación de un despedido, en la que trabajaban “como siempre, sólo que no se cobraba boleto”, indicó a Télam el delegado Hugo Schvartzman. Para el delegado, fue un “despido injustificado” y denunció que es la firma la que no acató la conciliación obligatoria porque “debía reincorporar a nuestro compañero y no lo hizo”. Por otra parte, para la empresa se trató de un despido con “justa causa” porque se trata de un colectivero que “tuvo 13 accidentes en tres años”, según contó Pasciuto.

“Luego del despido injustificado de uno de nuestros compañeros decidimos realizar una medida de fuerza pero sin perjudicar al pasajero, por eso decidimos trabajar sin cobrar boleto. El viernes por la mañana el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por la que la empresa debía reincorporar a nuestro compañero y nosotros levantar la medida”, explicó el gremialista y representante de la Unión Tranviarios de Automotor (UTA).

Y continuó: “El sábado, cuando el trabajador que había sido despedido tenía que empezar a trabajar, no lo dejaron ingresar; entonces decidimos continuar con la medida de fuerza y la empresa decidió retirar a todo el resto del personal para que no podamos sacar las unidades”.

Schvartzman confirmó que “además, ese mismo sábado enviaron 47 telegramas de despido con el argumento de que el trabajador no cumplió con la conciliación obligatoria cuando son ellos los que no lo hicieron al no reincorporar a la persona despedida”.

“Sabemos de buena fuente que se enviaron 50 telegramas de despido más que se entregarán el día de hoy”, aseguró el trabajador.

“Esto no es un paro, es un lock out de la patronal, los trabajadores estamos acá cumpliendo nuestra jornada laboral pero no tenemos ni las planillas ni las ordenes para salir por lo que no nos queda otra que quedarnos acá a esperar”, señaló.

Los trabajadores de la linea 60, la más utilizada por los pasajeros en el área metropolitana, se encuentran en los playones que la empresa Monsa tiene en Constitución, Escobar y Tigre.Mientras continúa el conflicto, los trabajadores de la linea 60, la más utilizada por los pasajeros en el área metropolitana, se encuentran en los playones que la empresa MONSA tiene en Constitución, Escobar y Tigre.