Nuevo reclamo por los humedales: Vecinos de La Ñata y Dique Luján se manifestarán frente a EIDICO

La movilización será el domingo 18 de agosto y se pedirá "la discusión y votación inmediata de la ordenanza de protección de humedales continentales de Tigre".

Los Vecinos de Villa La Ñata y Dique Luján hace más de 6 meses vienen manifestándose contra la construcción del barrio Santa Ana que lleva adelante la empresa EIDICO, y este domingo 18 de agosto realizarán una nueva movilización para continuar con este repudio y solicitar que sea debatida y votada una ordenanza para la protección de los humedales continentales en Tigre.

El acto será desde las 11 horas, en la rotonda de la ruta 27 y calle Viamonte, lugar donde se ubican las oficinas de EIDICO. Allí, se realizará un corte parcial de la ruta y un acto organizado por la Asamblea de vecinos autoconvocados de Villa la Ñata y Dique Lujan en defensa de los humedales.

Este acto es el número doce desde que comenzó el conflicto por la construcción del barrio Santa Ana, y se da luego que ingresaran al Concejo Deliberante dos proyectos de ordenanza en defensa de los humedales: Uno presentado por el Municipio, con el objetivo de crear un distrito de Gestión Especial, y otro por el concejal Javier Parbst, también parte del oficialismo local, para declarar a Villa La Ñata y Dique Luján como Área Natural Protegida.

Logramos ser escuchados por las autoridades de Tigre y formalizar con ellos medidas para terminar con este tipo de desarrollos urbanos que afectan seriamente el medio ambiente. Ahora esperamos que sea votada una ordenanza en ese sentido que está en el legislativo local”, explican desde el grupo de vecinos.

Además, sostienen que “la expansión hasta ahora indiscriminada y destructiva de los countries y los barrios privados acotaron a los humedales continentales de Tigre a su mínima expresión”.

“Exigimos la discusión y votación inmediata de la ordenanza de protección de humedales continentales de Tigre con nuestra participación y aporte. En ese marco solicitamos poner en manos de los vecinos de la Asamblea el poder de gestión y cuidado de estos últimos reductos de vida, única garantía de su conservación”, culminan desde la Asamblea.

VER ACÁ MÁS NOTAS SOBRE EL TEMA