Mario Oporto: «Un gran invento como internet no va a reemplazar a otro gran invento que es la escuela»

El ex ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires dio su visión sobre la situación actual de la escuela en el marco de la pandemia por coronavirus, la vuelta a clases y los desafíos del nuevo sistema educativo.

Mario Oporto Entrevista 455

Mario Oporto, ex ministro de Educación de la provincia, analizó la situación de la educación durante la pandemia de coronavirus, y sostuvo que es «extremadamente crítico». Además, habló de la escolaridad postpandemia: «El gran invento que es internet y el mundo digital, se va a incorporar, pero no va a remplazar a otro gran invento que es la escuela».

En una entrevista con QUE PASA, Oporto definió este momento de la educación en el marco de la pandemia como «extremadamente crítico, inédito e impensado» y expresó: «Incluso cuando la cuarentena estricta fue la respuesta a la pandemia, las clases recién estaban empezando. La ilusión era retomarlas después de Semana Santa. Esa mirada tan optimista se esfumó rápidamente. Después se especuló con que podía ser después de las vacaciones de invierno, y hoy ya tenemos claro que este año no habrá, por lo tanto, esto es crítico».

Además, el ex diputado, que este sábado dará una charla sobre el continentalismo y latinoamérica, sostuvo que «no estamos frente a una crisis educativa, sino ante una crisis sanitaria, que hasta ahora tiene una respuesta única, que es la cuarentena, que a su vez acrecentó otras crisis, como algunas educativas que ya existían, y otras económicas y sociales muy grandes. Estamos en un panorama muy complejo, tratando de dar las mejores soluciones».

En relación a cómo pensar el sistema educativo después de la pandemia, dijo que «la historia demuestra que después de los grandes acontecimientos, todo es nuevo y nada es igual, por lo tanto, yo creo que va a haber una mistura, y ya con que haya algunos cambios a la estructura, la novedad va a existir».

En esta línea, aseguró que «la escuela dio respuestas rápidas a la crisis, tratando por un lado de conservar la continuidad alimentaria y, por otro lado, con la consigna de que no son vacaciones, tratar de considerar con buenos criterios y con eficiencia, la continuidad pedagógica. Ambas continuidades se hicieron con errores, dificultades, con idas y venidas, pero, me parece que en el balance es positivo. Esto generó nuevas experiencias educativas. Y ese gran invento que es internet y el mundo digital, te va a incorporar, pero no va a remplazar a otro gran invento que es la escuela».

«Va a ser una escuela que no puede volver igual a sí misma, que va a tener que conservar sus mejores tradiciones, incorporando las nuevas realidades que dio el uso de la virtualidad en medio de la pandemia, pero no como propuesta exclusiva, porque lo mejor que tiene la escuela es lo presencial, la sociabilidad, la incorporación a prácticas ciudadanas y el trabajo en equipo. Además, la pandemia mostró que en la escuela ocurren mejores cosas que afuera. Muchos estudiantes viven con más solidaridad, protección y con más igualdad”, culminó Oporto.