Metalpar cerró su planta en San Martín: Hay cerca de 600 despedidos

Desde la empresa, conformada por un grupo chileno y otro brasileño, señalaron que pagarán las correspondientes indemnizaciones a sus empleados, y la decisión fue tomada por la crisis que atraviesa el sector.

Metalpar, la fábrica de carrocerías para colectivos más importante de la Argentina ubicada en Lavalle 9548, en el límite entre San Martín y Loma Hermosa, anunció este miércoles al mediodía el cierre de sus puertas, por lo que despedirá a unos 600 trabajadores, entre operarios y personal que se desempeñaba en tareas de limpieza, seguridad, comedor y mantenimiento. Desde la empresa, señalaron que se les pagarán las correspondientes indemnizaciones.

La planta pertenece a dos grupos empresarios Metalúrgica Paredes, que es chilena, y la brasileña Marcopolo, y allí, en Loma Hermosa, producía carrocerías para colectivos urbanos. Según contaron a Infobae fuentes del sector autopartista que le proveían piezas, “las tasas de interés afectaron fuertemente la renovación de las unidades por parte de las empresas de colectivos y ello afectó el negocio de Metalpar”.

Ahora, los dueños están analizando continuar con la producción pero a menor volumen y en otra planta que tienen. La otra alternativa, sería importar las carrocerías desde Brasil.

En su planta, llegó a producir hasta 12 por día, pero eso cambió en el último tiempo. “La caída de producción y de ventas (se pasaron de fabricar 12 colectivos por día a 5 unidades) fue consecuencia también de la crisis en que quedó sumergido el autotransporte de pasajeros, con la mayoría de las empresas quebradas e imposibilitadas de renovar su parque de vehículos. Las transportistas siguen recibiendo subsidios del Estado, aunque éstos se fueron reduciendo, y tampoco compensaron sus costos en ascenso con los aumentos del boleto”, explicaron fuentes de la empresa.

La firma ya había reducido personal el año pasado, y ello encendió las alarmas en el gremio y en diferentes actores del sector, que le pidieron al Gobierno nacional medidas concretas para lograr la reactivación. “Como dicen en la jerga, el colectivo se paga cortando boletos, por lo que si no conseguiste financiación, no podés renovar la unidad”, dijo una fuente que le proveía a Metalpar. Y cerró: “Es un negocio con alta dependencia del crédito”.

Por su parte, trabajadores de la fábrica expresaron su desazón en redes sociales.