“Motochorros VIP” condenados a tres años de prisión por robos en Vicente López y San Isidro

Los condenados son Dante Casermeiro (19), hijo de la conductora Federica Pais, y el otro es Octavio Laje, hijo del economista Guillermo Laje, ex jefe de campaña del senador Martín Lousteau.

denuncia-hijo-federica-pais-camping-munro

El hijo de la periodista y conductora Federica Pais y el de un economista que es primo y ex jefe de campaña del senador Martín Lousteau fueron condenados en un juicio abreviado a tres años de prisión por tres hechos de robo cometidos bajo la modalidad “motochorros” y con armas de utilería, durante un fin de semana de febrero en los partidos de Vicente López y San Isidro.

Los condenados son Dante Casermeiro (19), hijo de Pais, y el otro es Octavio Laje, hijo del economista Guillermo Laje. Los jóvenes, que en su momento fueron bautizados como los “motochorros VIP”, evitaron el juicio oral y fueron condenados en un juicio abreviado tras un acuerdo entre las defensas y el fiscal de Vicente López Martín Larramendi. Voceros judiciales destacaron en diálogo con Télam que, además, el acuerdo contó con la conformidad de las víctimas de los asaltos.

La sentencia fue homologada por el juez Pablo Rolón, integrante del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro, y en ella se le impuso a Laje la pena de tres años de prisión efectiva por tres hechos de “robo agravado por el uso de arma de utilería”, dos consumados y otro en tentativa. Laje se encuentra detenido pero alojado en un centro de rehabilitación de Boulogne, donde está internado bajo tratamiento por su adicción a las drogas.

En el caso de Casermeiro, quien estaba excarcelado bajo una fianza de 150.000 pesos desde el 4 de abril, fue condenado a tres años de prisión pero en suspenso y por sólo dos de los hechos, uno de ellos en grado de tentativa.

Al evaluar las condenas, Rolón aclaró en su sentencia que “en el juicio abreviado el juez mantiene su facultad de valoración sobre el grado de culpabilidad que le cupo al imputado por el hecho y su concreción material en la escala legal, pero encuentra el limite en la pena pactada por el acusador y la defensa del imputado, por encima de la cual no puede fijar el reproche”.

El primero de los hechos por los que fueron condenados ocurrió la tarde del 16 de febrero en una casa de camping situada en Vélez Sarsfield 5052, de la localidad de Munro. El dueño del comercio contó a la prensa que ese día ambos entraron en su negocio a cara descubierta y estuvieron 20 minutos preguntando sobre artículos de pesca, navajas y cuchillos, le compraron una garrafitas de las que se usan para armas de aire comprimido y se retiraron.

Luego, Laje volvió al local con un casco de moto colocado, le dijo “quedate quieto, no llames a la yuta”, efectuó un disparo al aire con un arma de aire comprimido y le robó unas 20 navajas que tenía en exhibición.

Por el segundo hecho sólo fue condenado Laje, ya que actuó en soledad con su moto el mismo día del asalto en la casa de camping pero a las 20.30 en el cruce de la calle Alvear y Río de la Plata, en el bajo de esa localidad del partido de San Isidro.

En ese hecho, la víctima fue una mujer a quien el delincuente primero le pidió fuego y luego, a punta de pistola, la obligó a entregar su mochila con varias pertenencias.

El tercer y último asalto ocurrió la tarde del 17 de febrero y fue el que terminó con la detención del dúo de “motochorros VIP”. En esa oportunidad, dos delincuentes en moto con cascos colocados, le apuntaron en el pecho con un arma y le exigieron la entrega de sus pertenencias a una chica de 27 años en la puerta de su casa de Pedro Goyena al 3100 de Olivos, partido de Vicente López.

En el lugar se produjo un forcejeo, la joven pidió ayuda a gritos y fue auxiliada por un motoquero que empezó a perseguir a los motochorros y pudo avisarle lo sucedido a un patrullero que los detuvo a pocas cuadras.

Los imputados fueron identificados como Laje y Casermeiro y en el lugar les secuestraron dos pistolas de aire comprimido, una navaja, teléfonos celulares, un martillo casero como para romper cristales, psicofármacos y un DNI y un juego de llaves de la mujer asaltada el día anterior en Martínez.