Pancho Dotto, víctima de un asalto en Martínez: “Me apuntó en la cabeza y me llamó por mi nombre”

El representante de modelos se dirigía luego de sus vacaciones a la casa de unos amigos en esa localidad de San Isidro el sábado por la tarde, y cuando estaba estacionando su auto fue interceptado por un hombre en moto, que le sustrajo su reloj.

pancho-dotto-robo-martinez

El sábado por la tarde, Pancho Dotto sufrió un robo a mano armada en la localidad de Martínez, cuando un hombre en moto le robó su reloj tras apuntarle con un revolver en la cabeza mientras el representante de modelos estacionaba su auto para ir a la casa de unos amigos en esa localidad de San Isidro.

Dotto contó a Teleshow detalles del robo que sufrió y sostuvo que quien lo asaltó lo llamó por su nombre y le pidió su reloj Rolex“Por seguridad y porque no lo uso para mostrar para que me digan ‘qué lindo’, sino porque me gusta tenerlo, trato de no usarlo, pero esta vez me olvidé de sacarmelo”, señaló Dotto.

“Venía de pasar 22 días en Villa la Angostura con Carola del Bianco. Cuando vuelvo a la ciudad de la furia me guardo el Rolex en el bolsillo y me pongo uno de plástico. Soy un muchacho grande y sé cuidarme”, contó. “Lo dejé al descubierto, estuve en Aeroparque unos diez minutos esperando a que viniera mi amigo a buscarme. Cuando él llegó, me invitó a lo de otros amigos en Martínez”.

Tras el viaje desde Aeroparque a Martínez, Dotto estacionó cerca de una garita de seguridad: “En ese momento viene un tipo con un casco puesto y pistola, me apunta en la cabeza, y me dice ‘Pancho, dame el reloj'”. Según lo que comentó el representante de modelos, una de sus hipótesis es que lo seguían desde Aeroparque. Dotto se sacó el reloj y se lo dio al delincuente: “Ahora no lo regales, porque me salió mucha plata”, dijo Pancho al ladrón, que lo desafió: “Vamos a ver si es cierto”.

De acuerdo al relato de Dotto, el hombre, con el casco puesto, se fue caminando, cruzó la calle y subió a la moto como si nada hubiera pasado. “Cuando alguien te llama por tu nombre estas entregado, lo único que tenes que hacer es entregarle el reloj y que se vaya, no tuve miedo porque él sabía que yo estaba entregado y no iba a hacer nada”, afirmó.

“No es agradable que te apunten y que te llamen por tu nombre. Si agarro la camioneta y lo paso por arriba estoy expuesto. Te da bronca, impotencia y no se puede vivir así, uno tiene que tomar tantos recaudos con todo porque el abanico del universo es tan grande. Tenés que estar cuidándote las 24 horas del día o buscar un país para vivir de otra manera”, enfatizó.

En relación al personal de la garita de seguridad, Dotto, quien contó que no realizó la denuncia sobre lo ocurrido, señaló: “El señor me dijo que no vio lo que había pasado, que había pensado que el hombre del caso era amigo o algo así, no vio la pistola”.

“Vengo pensando desde hace tiempo irme afuera y en un consejo que le doy a cualquiera de cualquier edad cuando me preguntan, pero después uno piensa en que extrañaría los encuentros con amigos que no se dan en otros lugares del mundo, y minimiza lo que pasa”, cerró.