A orillas del río, un lugar para los artesanos y un paseo para turistas y vecinos de Tigre

Semilla es una iniciativa impulsada en conjunto por el Municipio y un grupo de trabajadores de la economía popular integrantes de la CTEP. Nació en marzo pasado, y tiene la intención de expandirse y ser ejemplo para otros distritos.

Un nuevo espacio funciona a orillas del Río Tigre, junto a la Estación Fluvial de Tigre. Se trata del Paseo de Artesanos Semilla, una iniciativa que nació de un trabajo conjunto entre el Municipio, a través de la Dirección de Economía Popular, y un grupo de trabajadores del distrito. Juntos, pudieron buscar una solución a la problemática de que los artesanos de Tigre no tuvieran un espacio físico donde poder mostrar y comercializar sus trabajos.

Hemos podido dar solución a dos problemas que tenían los artesanos de Tigre. El primero de ellos, era no poder trabajar con tranquilidad en su territorio, cerca de sus hogares, por el constante hostigamiento de la fuerza pública provincial y el segundo era no estar identificados como trabajadores.

De martes a viernes de 9 a 20 horas, este paseo está abierto a vecinos y turistas para poder descubrir objetos confeccionados de manera artesanal por vecinos del distrito, tanto del continente como de la isla, a metros de la Estación Fluvial (Mitre 375, Tigre Centro). Por otra parte, los fines de semana, el espacio se muda a Perú 1400, a pocos metros de allí, frente al Casino y en el mismo horario.

“Hemos podido dar solución a dos problemas que tenían los artesanos de Tigre. El primero de ellos, era no poder trabajar con tranquilidad en su territorio, cerca de sus hogares, por el constante hostigamiento de la fuerza pública provincial y el segundo era no estar identificados como trabajadores”, cuenta a Que Pasa Fabricio Cerdán, director de Economía Popular del Municipio, y explica que “junto a la subsecretaría de Promoción Social encabezada por Marcelo Marina logramos esta iniciativa, y con el área de Empleo y Producción, comenzamos a hacer un registro de artesanos en el distrito, para poder identificarlos y asignarles un lugar de trabajo”.

Acá viene gente de distintos lugares del mundo, y por eso entendemos que para poder darles una buena atención, debemos saber idiomas, cosa que entre nosotros mismos ya nos estamos enseñando, y buscamos que ese proceso de capacitación pueda profundizarse.

Desde joyas, collares y objetos decorativos con alpaca y otros metales, pasando por plantas, artesanías en madera, y hasta réplicas de barcos típicos de la zona de islas pueden encontrarse en Semilla, espacio que recibe su nombre, dicen sus trabajadores, de esa pequeña idea de subsistencia y de lucha planteada por los artesanos décadas atrás para que no desaparezca, y que hoy forma parte de la CTEP.

Este nuevo paseo, que buscará lograr replicarse en otros espacios y “ser ejemplo para que se pueda implementar en otros territorios” conformó un cambio en la cotidianeidad de los artesanos. “Esto es un alivio, tener un lugar propio, que nos pertenezca como grupo, poder no sólo comercializar nuestros productos sino también tener un espacio común para planificar otras actividades en conjunto, para mejorar la calidad del trabajo, para complementar lo que nosotros hacemos con otros proyectos que el vecino y el visitante de Tigre puedan disfrutar”, sostiene Emilio, artesano del paseo, y añade que “salimos de poder vivir una situación de represión por parte de la policía cada vez que trabajábamos con el paño en la calle, a levantarnos todas las mañanas y tener un lugar propio de trabajo, cercano a la gente, donde conozcan quiénes somos y qué hacemos”.

En esa vocación de que no sea sólo un espacio de comercialización, los trabajadores buscan ofrecer otras actividades. Durante los días de la semana se realizan actividades para la familia vinculadas al reciclaje y al cuidado del medio ambiente, como así también talleres sobre aprendizaje de artesanías.

A esto hay que sumarle además la intención de los trabajadores de capacitarse y profesionalizar su trabajo. “Acá viene gente de distintos lugares del mundo, y por eso entendemos que para poder darles una buena atención, debemos saber idiomas, cosa que entre nosotros mismos ya nos estamos enseñando, y buscamos que ese proceso de capacitación pueda profundizarse”, relata Cristian, isleño y trabajador del paseo.

“La idea es que lo que pudimos materializar en este lugar pueda replicarse en otros espacios públicos del distrito, para que los artesanos tengan la tranquilidad de contar con un espacio propio, distinto de otras ferias, y poder desarrollar su labor de una manera un poco más digna”, cierra Cerdán.

Aquellos trabajadores que quieran registrarse como artesanos del distrito, podrán concurrir al Centro de Atención al Vecino, ubicado en Lisandro de la Torre 2500, Troncos del Talar, de lunes a viernes de 8 a 16 horas, y allí podrán recibir el asesoramiento para realizar el trámite correspondiente.