Platense ganó pero no le alcanzó para meterse en la final

El Calamar le ganó 2-1 a Temperley en Vicente López pero quedó segundo, por diferencia de gol con Estudiantes de Río Cuarto.

Platense

El Calamar derrotó a Temperley por 2 a 1 pero, como Estudiantes de Río Cuarto goleó 4 a 0 a Agropecuario, quedó situado en el segundo lugar de la tabla y en los cuartos de final por el segundo ascenso a Primera División.

Desde el inicio Platense se puso el overol y le mostró la chapa de candidato a Temperley. De izquierda a derecha, mediante la proyección de los laterales y sus respectivas asociaciones con los de arriba, el Calamar dominaba casi a la perfección a sus pares celestes

Y en ese panorama, la apertura del marcador tardó poco y nada en llegar. A los 11 minutos, mediante un tiro libre desde la medialuna, Bogado sacó un perfecto derechazo que se coló en el lado opuesto de Papaleo, decretando el justo 1 a 0.

En algún trance del match (breve) parecía que Temperley comenzaba a mejorar su performance, ya que levemente empezó a adueñarse del mediocampo.

Sin embargo, careció siempre de profundidad, algo que los de Llop lo aprovecharon nuevamente a los 28′, cuando a la postre de un preciso pase filtrado, Susvielles encaró al arco y se la dejó servida a Tissera, quien solo tuvo que empujarla al fondo de la red.

Para el complemento, los de Saavedra salieron con la misma forma que en la primera etapa, dominando y con la clara intensión de ampliar aún más el marcador.

Sin embargo, desde Córdoba comenzaban a llegar malas noticias, ya que Estudiantes le ganaba a Agropecuario.

Inconscientemente o no, ello repercutió en Vicente López y Tense comenzó a retroceder, a meterse atrás y a sentir la “presión” impuesta por los de la docta.

Tal es así que a los 20 minutos Temperley llegó al descuento, mediante un tiro penal que ejecutó Colzera y que dejó sin chances a De Olivera, quien se la jugó al palo opuesto del disparo.

A partir de allí, Platense volvió a ser Platense, y arrinconó en más de una ocasión a la visita.

Quizá la oportunidad más neta llegó a los 28, cuando Sinisterra eludió a tres hombres y casi desde el área chica se perfiló y sacó un disparo que increíblemente atajó Papaleo.

A 10′ del final, Estudiantes ya ganaba 4 a 0, lo que condenaba a Platense a conformarse con el segundo lugar de la tabla, y con la futura semifinal por el segundo ascenso, algo totalmente impensado en la previa del cotejo.

Se esfumó la esperanza del primer ascenso para el Marrón, que hizo lo deberes, pero que, lógicamente, jamás imaginó el desenlace cordobés. De igual modo, y pese a la bronca de los hinchas, esta primera rueda dejó claramente que Tense tiene con qué, y que la ilusión no se acabará tan fácilmente, ya que aún restan los cuartos de final por el segundo acceso a la elite, y el Marrón sabe, que por historia y presente, es candidato.