Preocupación en la comunidad de la Secundaria 15 de Vicente López por su posible cierre

Se encuentra en la localidad de Florida Oeste y la medida afectaría a alumnos de los barrios Las Flores y La Fabrikita. Denuncian que la gestión anterior de la Provincia "dejó todo armado" para fusionarla con otra institución y cerrar el edificio. Referentes políticos y gremiales acompañan en reclamo.

Whatsapp Image 2019 12 28 At 8.37.19 Am

Desde el pasado jueves, la comunidad educativa de la Escuela Secundaria Básica (ESB) Nº15, ubicada en en cruce de las calles Roca y Pellegrini, en la localidad de Florida Oeste (Vicente López) viene movilizándose frente a la posibilidad de que se cierre el edificio, y la escuela se fusione con otra institución ubicada a más de 30 cuadras del lugar, decisión tomada por que la gestión provincial saliente.

La escuela funciona en las cercanías de los barrios La Fabrikita y Las Flores, en el oeste del distrito, y de acuerdo a lo que manifestó una de las madres de la institución, “el cierre y cambio de edificio implicarían moverse más de 30 cuadras, algo que por cuestiones de seguridad y de plata afecta mucho a los chicos que vienen acá y a las familias de estos barrios”.

Además, los padres sostienen que se trata de la única escuela de la localidad, y que su cierre “sería dejar a la deriva a los chicos del barrio”

Los motivos que en su momento brindaron desde el Gobierno Provincial para la fusión con otros establecimientos tienen que ver con la falta de matrícula en la institución y la modernización de los sistemas escolares, con la intención de que la ESB pase a ser una Escuela Media.

“La falta de matrícula no se combate con el cierre de un edificio, sino con la reestructuración de un gabinete pedagógico que trabaje seriamente, para ver por qué los chicos están fuera de la escuela, con un equipo docente que tenga herramientas para intervenir antes las complicadas situaciones que se viven en los barrios y con una dirección que logre tomar medidas para que los alumnos que salen de la primaria de al lado puedan concurrir a esta institución”, manifestó el concejal del Frente de Todos Joaquín Noya.

En ese sentido, dijo que esperan una salida positiva “para no aislar a los pibes del barrio que tienen el derecho de tener una educación de calidad”. El establecimiento actual se encuentra a 10 cuadras de estos barrios y configura “un espacio de contención más allá de lo educativo” con un comedor y una serie de actividades para los alumnos.

Por último el titular de ATE Zona Norte, Fabián Alessandrini, denunció que “hubo una política generada desde el gobierno de Vidal para que no haya estudiantes. No existió el gabinete ni herramientas psicopedagógicas para evitar que los estudiantes abandonen las clases. Hubo una clara política de vaciamiento de la institución. Este barrio tiene un potencial muy grande para convertirse en un polo educativo, se necesita decisión política”. Además, informó que no han tenido respuestas de la nueva administración pero que están en estado de alerta ante cualquier avance de cierre del lugar.

“Es necesario que se abra el diálogo para encontrar soluciones que tiendan a sustentar y no a destruir la educación pública. Queremos que llamen inmediatamente a una reunión para tratar este tema y el de infraestructura, que la jefa distrital y las autoridades del Consejo Escolar respondan los requerimientos, notas, solicitudes, mails y prontos despachos que tan incomprensiblemente e insensiblemente se niegan a contestar”, culminó.