Con debate sobre la ejecución de fondos, el HCD de Tigre aprobó la rendición de cuentas

El legislativo local aprobó casi por unanimidad la ordenanza donde el municipio expone las cuentas de la gestión del 2017

Con un solo voto en contra, el Concejo Deliberante aprobó la Rendición de Cuentas (RC) del ejecutivo municipal por la gestión del 2017. En la votación, al oficialismo lo acompañó con críticas el bloque de Cambiemos y 6 concejales de Unidad Ciudadana (UC) que se partió con el no acompañamiento de Javier Forlenza.

Martín Gianella desde el espacio mayoritario de UC justificó el acompañamiento de la RC, siendo que en años anteriores habían votado negativamente está instancia, en una “mayor apertura” de la gestión de Julio Zamora en este último tiempo.

Por su parte, Javier Forlenza, contrariando la posición mayoría de UC, y siendo el único concejal que rechazó la RC, explicó en diálogo con Que Pasa que su voto negativo se debe a “una serie de inconsistencias” pero fundamentalmente en “los $725 millones en deudas incobrables”. “Es un dinero equivalente al presupuesto de municipios como Pergamino, y no es deuda de doña Rosa del barrio Las Tunas, sino que son deudores que superan el millón de pesos”, dijo Forlenza.

El bloque de Cambiemos, como venía realizando años anteriores, acompañó la RC, expresando críticas a la subejecucion de partidas presupuestarias y objeciones en licitaciones. La concejal Victoria Burs acusó a la gestión de Zamora de realizar un “ajuste” al no ejecutar todos los fondos y en diálogo con este medio puntualizó que “al 2017 no se han ejecutado recursos afectados con destino específico por $370 millones”. En la misma línea, el concejal Segundo Cernadas dijo qué “No terminamos de entender por qué no se usan los recursos que mandan Provincia y Nación en obras”, y señaló que en lugar de obras, “los fondos específicos se usaron para pagar deuda flotante”.

La voz del oficialismo fue Rodrigo Molinos quien en diálogo con Que Pasa destacó que la RC fue votada casi por unanimidad y “demuestra la seriedad con que la que se está llevando a cabo la gestión de las cuentas públicas”.

Molinos dijo que la RC muestra un saldo financiero positivo de $200 millones, sobre un presupusto de más de $7.000 millones. “A pesar de la segregación que se sufre del gobierno nacional y provincial en cuanto a la remisión de recursos, se ha hecho una gestión financieramente óptima”.

En cuanto a las obras, Molinos indicó que “Tigre invirtió más de $580 millones en obras que son renovación de centros comerciales, desagües pluviales, construcción de pasos a nivel, remodelación de edificios, muchos de ellos escolares, mejoramiento de espacios públicos, el saneamiento del arroyo Darragueira (Las Tunas) y a pesar del incumplimiento del gobierno nacional, el municipio ha desarrollado trabajos de la red de agua y cloacas”

En esta línea, agregó que “la rendición muestra una utilización eficaz de los recursos”, destacando que más del “90% de los recursos son de origen municipal”. Finalmente, Molinos negó que haya subejecución de partidas, “todo lo contrario, esta es una administración que pone los recursos en beneficio de los vecinos de Tigre”.