La plaza de la Catedral recuperará su esplendor en pleno casco histórico de San Isidro

Tras haber recibido la conformidad de la Comisión Nacional de Monumentos, el Municipio de San Isidro trabaja para recrear el ambiente de esta plaza fundacional, con sus elementos originales y auténticos.

Núcleo central del casco histórico de San Isidro, plaza matriz y fundante, la Plaza Mitre recuperará su esplendor luego de los trabajos que se realizarán para recrear su ambiente con sus elementos históricos y auténticos.

El proyecto ya recibió la conformidad de la Comisión Nacional de Monumentos, y fue fruto de un trabajo conjunto de las áreas de Planeamiento Urbano, Museo, Biblioteca y Archivo Histórico de San Isidro “Dr. Horacio Beccar Varela” y Espacio Público.

La propuesta prevé recuperar todos los componentes originales que dan a la Plaza una identidad para los vecinos de las distintas localidades de San Isidro: su arbolado, sus monumentos conmemorativos y ornamentales, el reloj floral, las balaustradas y escaleras, los bancos antiguos, el bebedero, las farolas y el solado de ladrillos fabricados en San Isidro.

La investigación de fotografías históricas que realizó el Museo Beccar Varela permitió identificar cortes “de época”, ya que la plaza original fue transformándose a lo largo de los años, y se tomó partido por el período 1930 a 1950 como referencia para su recuperación.

Para el proyecto, se identificaron todos los componentes originales para hacer una propuesta respetuosa de su valor de autenticidad, evitando su “falseamiento histórico”, por lo que los elementos destinados a reemplazar las partes que falten se integrarán armoniosamente en el conjunto “pero diferenciándose de las partes originales”, explicó Marcela Fugardo, funcionaria del Municipio.

La Plaza Mitre integra el solar declarado como Lugar Histórico Nacional por decreto del Poder Ejecutivo (PEN No 9225).

En el lugar, se van a retiran las luminarias que se agregaron en la década del 90, se removerán las rejas que rodean todos los canteros, se recuperará la traza original de los canteros, se arreglarán las escalinatas y las balaustradas de toda la plaza, entre otras acciones.

El solado característico de esta Plaza (que se deterioró por el crecimiento de las raíces de los árboles) se cambiará, manteniendo la misma tipología y el mismo color, en la parte alta de la plaza. En el centro, se incorporará un círculo del mismo soldado pero de color gris a modo de huella histórica, recordando que en esta área existió una glorieta a principios del siglo XX, que comenzó a dar lugar a la morfología actual de los canteros.

En la parte baja de la plaza, se recuperarán los ladrillos “San Isidro” que estén en buen estado para poder realizar una ventana histórica en la parte central, mientras que el resto de la superficie se reemplazará por ladrillos similares a los originales.

De arriba a abajo, habrá una rampa que conectará los extremos, y se recuperará la fisonomía original del sendero que se ubica junto a la medianera de la Finca Santa Ana.

Desde el área de Espacio Público remarcaron que se mantendrá la arboleda, parte del encanto de este pulmón verde, y muestrario de la belleza forestal de San Isidro.

Para exaltar más el valor histórico de la Plaza Mitre, habrá un centro de interpretación que ofrecerá a los visitantes un recorrido visual, histórico y evolutivo de la Plaza y su entorno, alrededor del que se sucedieron acontecimientos públicos remotos.

Los monumentos

En cuanto al monumento a Mitre, se decidió generar una pequeña escalinata en la parte posterior del mismo, para permitir el acercamiento al monumento, generando un camino que lo rodea, y a su vez generar una apertura visual mayor en la vereda paralela a la Av. Libertador. Al estar las escalinatas por detrás del monumento, la fisonomía de la plaza no se ve afectada.

El reloj floral

Uno de los hitos más importantes que se considera en esta puesta en valor es el reloj central, de gran importancia, siendo un hito turístico para quienes visitan la plaza. Es por este motivo que el proyecto considera su recuperación: no solo del reloj en sí mismo sino también de la morfología de los canteros que lo rodean, y su posterior mantenimiento, convirtiendo este reloj histórico en el reloj floral que fue antiguamente, siendo el diseño del mismo realizado por un especialista.

La iluminación

El proyecto de iluminación posee dos instancias: la primera es la puesta en valor y recuperación de las luminarias originales de la plaza. Como se mencionó anteriormente, se removerán las luminarias instaladas posterior a la década del 30. Las columnas de iluminación tenían originalmente un globo que posteriormente fueron reemplazados por dos tulipas. La intención es recuperar la luminaria original, quitándole el agregado que se le hizo, y consiguiendo globos similares a los existentes. También se hará un trabajo de decapado sobre las columnas para poder descubrir su color original. Cabe destacar que las luminarias serán adaptadas para transformarlas en luminarias LED (de luz cálida).

La segunda instancia conlleva iluminar los sectores de la plaza poco iluminados. Se colocarán artefactos de iluminación ubicados en jaulas al nivel del suelo que iluminarán monumentos y árboles y bolardos bajos con luces, para demarcar los caminos laterales de la plaza (paralelo a Padre Menini y a Ituzaingó).

Obras hidráulicas

Si bien hoy en día existe un sistema de desagüe pluvial en la Plaza, desde la comuna informaron que “es muy antiguo y de materiales que ya han quedado fuera de uso”. Por este motivo se construirán nuevas cañerías.

De esta manera, se realizará una cañería de desagüe principal por la calle Ituzaingó (debajo de los módulos de estacionamiento), en donde todos los ramales transversales a este se irán conectando.

“Los niveles de la plaza fueron estudiados preliminarmente para evaluar el desagote de las aguas de lluvia planteando rejas pluviales, cortando el recorrido de las aguas de lluvia, e impidiendo la acumulación de las mismas”, cerraron desde el municipio.