Repudian “captura y traslado ilegal” de animales silvestres dentro de un country de Pilar

La situación fue informada públicamente por una vecina de Estancias del Pilar, que recibió el apoyo de algunas ONG. Entre las especies capturadas hay comadrejas y cuises. Responsables del barrio y de Zoonosis se reunieron y se acordó cesar con las acciones.

Caza Ilegal Animales Silvestres Estancias Pilar

En los últimos días, y a través de comunicados y publicaciones en redes sociales, ONG protectoras de animales y propietarios del barrio privado Estancias del Pilar repudiaron la captura y el traslado ilegal de fauna silvestre en el lugar.

De acuerdo a lo que comunicó la ONG “Animales de la Tierra”, en el country ubicado el kilómetro 56.5 del ramal Pilar de Panamericana “se está cazando, con el fin de reducir y erradicar, fauna silvestre autóctona”.

“Por considerarlos erróneamente plagas, se encuentran atrapando comadrejas, cuises y zorros, entre otros animales, incentivando además a los vecinos a que pongan trampas y cebos en sus jardines con el fin de hacer más efectiva la remoción de estos animales”, denunciaron desde la ONG y señalaron que “contrataron una empresa que se encarga de la ilegal tarea, siendo de público conocimiento las fotos en las cuales se ven comadrejas confinadas a jaulas trampas, desconociéndose el destino de dichos animales, haciendo sospechar el peor de ellos”.

Desde el grupo, pidieron a las autoridades “que den marcha atrás con esta cacería a la brevedad”, porque “dicho accionar no sólo es perjudicial para la fauna: representa un pésimo ejemplo para la educación de las familias y en especial de niños y niñas, inculcándoles el odio y el temor a la fauna silvestre”.

“Tanto las comadrejas como los cuises son especies inofensivas para las personas. Si el barrio tiene problemas con el control de roedores, lo peor que puede hacer es remover a los zorros, controladores naturales de dichas especies, por lo que en vez de considerarlos plaga o enemigos debería repensar a los animales autóctonos como aliados y permitirles una convivencia armónica dentro del barrio”, manifestaron. Además, la organización afirmó que “los propietarios que no están de acuerdo con este accionar, han realizado las denuncias pertinentes” a la Dirección de Flora y Fauna.

“Encontramos animales enjaulados en un predio del barrio. Probablemente las personas que estaban haciendo esto no sabían que no se podía, hablamos con ellos, en función de poder informarlos. El argumento de ellos es que se hace desde hace muchos años y que antes las mataban, aunque ahora dicen que las relocalizan en zonas de tosqueras”, contó a Pilar de Todos Gabriela Caramés, vecina de Estancias del Pilar.

A su vez, la vecina dijo que se puso en contacto con varias ONG, con Zoonosis. “Me ilustraron sobre la legislación vigente y efectivamente está prohibido capturarlas, matarlas, o reubicarlas tanto a las comadrejas como a otro animal, siempre que no se haga por medio de un organismo”.

“Si es un problema de sobrepoblación, que no es el caso, debería ser un organismo oficial el que intervenga. Es la fauna de la zona y no se debe alterar. Y además hay que ver donde las reubican, porque si es en un lugar donde no pueden sobrevivir, no las reubican, sino que las matan”, señaló Camarés.

Por último, la vecina informó que hubo una reunión entre responsables del barrio y personal de Zoonosis, y se acordó de palabra el cese de esta actividad. “Les explicaron la legislación vigente, tanto la nacional como la provincial. No es una contravención, sino un delito. Desde el barrio se comprometieron verbalmente a cesar estas acciones, a transmitir esta situación por escrito a los propietarios, para corregir el tema”.

“Y si hubiera exceso de animales comunicarse con los organismos correspondientes para que sean ellos los que indiquen qué hacer. Si hay un exceso, no estoy en desacuerdo en que se reubiquen, pero si sacan a una hay que ver si no dejan abandonadas a 10 crías, lo mismo con zorros, ardillas, o lagartos overos. Estancias del Pilar tiene 500 hectáreas, y si a los vecinos les molestan las comadrejas o los teros, que se vayan a vivir a la Ciudad de Buenos Aires. Nosotros somos los invasores del humedal. Ya que estamos modificando eso, no agredamos a los animales”, culminó.