Trabajadores de Maxiconsumo marcharon frente a Molinos

Denuncian que la distribuidora comete “abuso de posición dominante”, amenazando la estabilidad laboral y perjudicando el bolsillo de los consumidores
Alrededor de noventa empleados de las distintas sucursales que la empresa mayorista Maxiconsumo posee en Buenos Aires se manifestaron ayer frente a las oficinas comerciales de Molinos (Uruguay y Panamerica, San Fernando), para entregar un petitorio que fue recibido por la compañía alimenticia.
 “La idea era entregar el petitorio para ver si Molinos se abre al diálogo y tratar de negociar para evitar que se pierdan los puestos de trabajo”, señaló Ariel Quiroga, responsable de la sucursal de Tigre. Los trabajadores anunciaron que aguardarán una respuesta por parte de Molinos la semana próxima, o avanzarán hacia nuevas medidas.
El conflicto se desató cuando Molinos Río de La Plata dejó de entregar sus productos a las sucursales de Maxiconsumo, que funcionan como centro de distribución hacia almacenes y comercios pequeños. “En diciembre nos cortaron la cuenta, nos están desabasteciendo, casi no tenemos mercadería de ellos. Nosotros les vendemos a los almaceneros: si vienen a buscar surtido y no encuentran el producto de Molinos, se van a otro lado”, explicó Quiroga. “En nuestra sucursal tenemos entre un 15 y un 20 por ciento menos de compras en relación al mismo mes del año pasado”, puntualizó. 
 
La puja se originó cuando Maxiconsumo lanzó sus propias marcas -Marolio y Molto-, compitiendo con los alimentos de Molinos. “Los mismos productos tienen hasta un 50 por ciento de diferencia en el precio. Cuando empezamos a entrar en el mercado cada vez más fuerte con nuestras marcas, se ve que no les gustó”, señaló el responsable de la sucursal de Tigre. El conflicto se potenció cuando Molto y Marolio entraron en la lista de Precios Cuidados, quedando con un costo muy inferior a los de Molinos. Medio kilo de pan rallado, por ejemplo, cuesta seis pesos con la marca Marolio y 12.15 con etiqueta Molinos. 
Maxiconsumo tiene sucursales en todo el país. En Zona Norte, hay sedes en Boulogne, Pacheco y Tigre. En todas ellas hubo movilizaciones los últimos días, para difundir la situación y tratar de preservar los puestos.
Fuente: El Argentino Zona Norte