Café Positivo: El bar inclusivo que funciona en San Isidro

Está ubicado en la Plaza Yrigoyen, y es atendido por personas con discapacidad.

Justo frente a la Municipalidad, en la Plaza Yrigoyen, funciona un bar inclusivo atendido por personas con discapacidad. Se trata del Café Positivo, por el que ya han pasado miles de vecinos para disfrutar de sus diferentes menúes pasra desayunar, almorzar y merendar.

El espacio ubicado en Av. Centenario y Roque Sáenz Peña no sólo cuenta con atención al público en el lugar de lunes a viernes de 8 a 18 horas, sino también con servicio de delivery pensando en las oficinas y los locales que se encuentran en el centro comercial ubicado a pocos metros de allí.

Tanto la atención, como el delivery y la elaboración de los productos los llevan a cabo chicos y chicas con discapacidad, con el objetivo de fomentar la integración laboral y la capacitación de los jóvenes. Verónica Luchiana, quien trabaja en el bar, sostuvo: “Estamos muy felices porque es una gran experiencia para nosotros. Así que esperamos que mucha gente nos siga visitando”.

Foto: Downtism – Bar Inclusivo en Teherán

En el mundo hay contados ejemplos de bares inclusivos, más allá del trabajo de diversas empresas con programas de inclusión para personas con discapacidad, en México, Colombia, España y Portugal. El último inaugurado antes del que se ubica en San Isidro, a nivel mundial, por ejemplo, fue el bar Downtism, en Teherán, en agosto de 2018. A nivel nacional, se conoce una experiencia en Rosario, y otra un poco más cerca, en Merlo.

Foto: Los jóvenes preparan los productos del Café Positivo y trabajan en la elaboración y el estudio del menú.

La propuesta fue llevada adelante por el municipio de San Isidro, en conjunto con la Fundación Pertenecer, quienes firmaron el convenio marco para la instalación del local en octubre de 2018.

“Es una alegría enorme ver cómo este lugar crece. Sin dudas, este espacio es un ejemplo de inclusión que va a desarrollar las potencialidades de estos jóvenes”, expresó el intendente Gustavo Posse. A su lado Gabriela Mundin, presidenta de la Fundación sostuvo que “esto es muy importante para que los chicos se puedan capacitar y tengan un empleo a largo plazo”.