“Los vecinos se oponen a la venta del Hipódromo, pero no los quieren escuchar”

| San Isidro | La concejala Marcela Durrieu volvió a referirse al conflicto por la rezonificación del predio de Márquez y Centenario.


Desde diciembre, cuando el Concejo Deliberante de San Isidro, aprobó la rezonificación de 4,3 del Hipódromo de SanIsidro, principal pulmón verde del distrito, habilitando la urbanización del mismo, vecinos y referentes políticos llevaron adelante acciones mostrando su disidencia.
Primero fueron los vecinos aledaños al Hipódromo,  quienes ya reunieron más de 10.000 firmas para exigirle algobierno de Municipal que dé marcha atrás con la ordenanza que, según estiman,  agregaría unas 400 viviendas provocando graves conflictos con los servicios públicos básicos y con el tránsito vehicular en el casco céntrico de San Isidro.
El principal argumento del Jockey Club de Buenos Aires, propietario del predio, para vender esas tierras fue que necesita el dinero para sostener la actividad hípica y las arcas del club, que son deficitarias.
Pero, en los que algunos entienden como contradictorio del anterior argumento,  trascendió una carta enviada por la Comisión Directiva a los socios de la institución, el 9 de julio pasado, en la que dice que “se evaluará la inversión en uno o más predios, de hasta 200 / 300 hectáreas, ubicados preferentemente en la zona Norte del Gran Buenos Aires, en un radio de hasta 100 km de la Capital Federal” y que “los fondos provenientes para tal operación provendrán de la venta de la esquina de Av. Márquez y Av. Santa Fe”.
También, cabe señalar, que el turf está subsidiado por ley, y que según Raúl Nelson, quien hasta el mes de mayo fue el Presidente de la Comisión de Carreras del Jockey Club, la actividad hípica tuvo un gran apoyo desde el gobierno provincial, a través del Fondo de Reparación de la Actividad Hípica.
Por lo tanto, es tan cierto que la actividad hípica es una industria importante para San Isidro como que está siendo ya subsidiada por el Estado, con lo cual parte de nuestros impuestos, sostienen actualmente esta industria y los números del Jockey Club.
El proyecto también ha recibido cuestionamientos dentro del propio Jockey Club donde acusan a los miembros de la Comisión Directiva de “sentirse dueños de la verdad, sin tener en cuenta las sugerencias y la comunicación con los socios” y de querer vender los terrenos de una manera que “no parece que sea una forma transparente”.
A los cuestionamientos de los vecinos y de los socios del club, se sumó una presentación judicial de la concejala Marcela Durrieu, del Frente Renovador, quien presentó un acción de amparo para exigirle al intendente que realice una consulta popular y estudios de impacto ambiental antes de avanzar con la construcción, algo que omitieron hacer los concejales que aprobaron la ordenanza.
Durrieu afirmo que “existe un fallojudicial que exige el estudio de impacto ambiental y una consulta popular, que de hecho, debió realizarse antes de aprobar esa Ordenanza. O sea, tiene vicios de procedimiento y sería muy imprudente permitir que se empiecen a construir las torres. Esperemos no tener que frenar las obras de apuro con el dictado de una medida cautelar de la Justicia. Queremos evitar que esto termine como con el Paseo de Fátima, o sea sin espacios verdes, con una obra paralizada y a medio hacer, y con un juicio millonario en contra de la Municipalidad que vamos a terminar pagando todos durante años. Así también terminó la venta del viejo hospital”.
Además, la concejala Durrieu presentóun proyecto para derogar la ordenanza que habilitó la construcción deedificios. Veintitrés concejales aprobaron enviarlo a comisión, con pedido de pronto despacho, para que se debata a fondo la validez de la rezonificación del Hipódromo de San Isidro. La concejala Ester Fandiño, de Unidos por San Isidro acompañó el proyecto y afirmó que “con este pedido de derogación se pretende tener, en la comisión, una discusión más amplia sobre los cambios en el Código de Ordenamiento Urbano”.
Por otro lado, el senador provincial Sebastián Galmarini presentó un proyecto en el Senado bonaerense para declararal predio del Hipódromo “Espacio Verde de Interés Provincial”, que ya cuenta con el apoyo de 11 senadores del Frente Renovador y que espera sumar voluntades del FPV, para evitar la pérdida de esta reserva natural.

“Los vecinos se oponen a la venta del Hipódromo, pero no los quieren escuchar. Por eso no hicieron ni una consulta popular ni un debate público”, afirmó Durrieu.