Juicio por Araceli Fulles: uno de los imputados quiso entrar a declarar con una faca

El hecho ocurrió en el mediodía de este martes, en la sala del Tribunal Oral Criminal 3, mientras se desarrollaba la segunda audiencia del juicio oral donde ocho personas están imputadas por el femicidio de la joven en 2017.

faca hugo cabañas juicio araceli fulles

En la segunda fecha de audiencia del juicio por el femicidio de Araceli Fulles, ocurrido en 2017, una situación alarmó a las personas que se encontraban presentes en la sala Tribunal Oral Criminal (TOC) 3 de San Martín, cuando uno de los imputados por el asesinato de la joven intentó entrar armado con una faca.

Hugo Cabañas, uno de los ocho acusados por haber participado en la muerte de la vecina de San Martín, quiso ingresar cerca del mediodía armado a la instancia de declaración indagatoria, con un cuchillo de fabricación casera entre su ropa. Al ser revisado por el personal policial en la entrada al tribunal, se le encontró el arma. Por esta situación, y de acuerdo a lo que informó TN, el sujeto, que había llegado en libertad al juicio, quedará detenido.

Cabañas está imputado junto a Hernán Rodrigo Badaracco, Carlos Antonio Ibarra, Marcelo Escobedo, Daniel Alaniz los hermanos Jonathan y Emanuel Ávalos, y Carlos Casalz, quien este domingo fue detenido en la jornada de votación luego de haber amenazado a la familia de Araceli. Sobre los imputados pesa la acusación por “homicidio agravado por femicidio y por la participación de dos o más personas” hecha por la fiscal de juicio Mariana Piwarczuk.

A su vez, durante el día de ayer, un hombre ajeno a la causa que se había mezclado entre los familiares y amigos de Araceli, fue apresado luego de querer ingresar al edificio judicial con un hacha. Según los investigadores, el hombre tiene una enfermedad psiquiátrica y dijo que su objetivo era “cortarle la mano o uno de los dedos” a uno de los ocho acusados.

Los episodios intimidatorios en torno a este debate comenzaron con el acusado Casalz, a quien se le atribuye haber amedrentado a un testigo e intimidado a la madre de Araceli, hechos por los que fue encarcelado este domingo cuando iba a votar en una escuela de Villa Ballester. “Me mandaron este chat a las cuatro de la mañana. Es un video de este tipo caminando con una ametralladora. No sé quién me lo mandó, pero tomé captura de pantalla de lo que me mandaron, y lo denuncié ante la fiscal”, confirmó Mónica Ferreyra, madre de Araceli, en diálogo con Télam.

Araceli, de 22 años, fue hallada muerta el 27 de abril debajo de unos escombros en el patio de la casa de Darío Badaracco, ubicada en Alfonsina Storni 4477, en la localidad de José León Suárez.

La joven había sido vista con vida por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017, en una plaza cercana a su casa, y el último contacto con su familia fue a las 7 de la mañana de ese día, cuando le envió un mensaje a su madre diciéndole: “Vieja, prepará las cosas para el mate que estoy yendo para casa”. Pero Araceli nunca apareció y su cuerpo fue hallado 25 días después tras la intervención de perros pertenecientes a los Bomberos Voluntarios de Punta Alta.

La autopsia determinó que la joven murió por “asfixia mecánica” por “estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con precintos plásticos.

Por el caso, Darío Badaracco, hermano del acusado Hernán Rodrigo Badaracco, fue el principal detenido y murió el 13 de abril de 2019 luego de haber permanecido internado cinco días en un hospital de la ciudad de Olavarría, tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica.