La renuncia de Posse ahondó la crisis de la UCR bonaerense

Disconformes con Alfonsín, se fueron el intendente de San Isidro y otros dirigentes



Fue el desenlace esperado, el fin de una serie de cortocircuitos que no podían sino terminar en una sonora ruptura.
Disconforme con la amenaza de expulsión que pendía sobre sus cabezas, y con duras críticas al alfonsinismo, que controla el partido en el principal distrito del país, el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse, y otros cuatro dirigentes que le responden oficializaron ayer su desafiliación de la UCR y su incorporación al Frente Renovador, del intendente de Tigre, Sergio Massa.
Las renuncias de Posse y los otros cuatro referentes (el intendente de Pringles, Carlos Oreste; la diputada nacional electa Laura Esper; el diputado provincial Walter Carusso, y el senador provincial Roberto Costa) se efectivizaron a través de una carta enviada al titular del Comité Nacional, Mario Barletta, y a su par bonaerense, Alejandro Armendáriz. Y llegaron luego de que dirigentes cercanos a Ricardo Alfonsín pidieran la renuncia de Posse, Oreste, Esper, Costa y Carusso, entre otros dirigentes que jugaron para el FR en la última elección.
“Mantenemos intacta nuestra pública y tradicional vocación por conformar frentes articuladores con sectores de distintas raíces partidarias buscando generar un espacio plural, basado en contenidos orientados a brindar respuestas concretas a las necesidades y aspiraciones de nuestros compatriotas”, afirmaron los renunciantes en la diplomática misiva.
En diálogo con LA NACION, Carusso fue más directo. “El 89 por ciento de los bonaerenses les dio la espalda y ellos actúan como si hubieran ganado”, afirmó el diputado provincial en referencia a Alfonsín y Armendáriz. Según el legislador, “Massa ha logrado captar el voto radical, dando respuesta a las preocupaciones de la clase media, como la inseguridad y la inflación”.
Para Carusso, que suele reflejar el pensamiento de Posse, “este grupo pretende llevar a la UCR a una posición de centroizquierda que la gente no entiende y así se lo hizo saber en las elecciones”. El intendente de San Isidro hizo saber a este diario que está “preocupado por ampliar el Frente Renovador tanto en la provincia de Buenos Aires como en el resto del país” y que no opinaría sobre “internas estériles”.

Fuente: La Nación