Malena Galmarini realizó un balance de su primer año de gestión de AySA

La titular de la empresa estatal dijo estar "convencida de que este es el camino para poner a la Argentina de pie" con "fuerte inversión utilizando nuevas tecnologías, con la mirada más social, con perspectiva de género y ambiental”.

Whatsapp Image 2020 12 14 At 5.19.36 Pm

La presidenta de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), Malena Galmarini, lleva un año siendo la primera presidenta mujer en conducir la empresa prestadora del servicio de agua potable y desagües cloacales de la Ciudad de Buenos Aires y 26 partidos de la provincia de Buenos Aires y destacó el apoyo al sector de agua y saneamiento brindado por el presidente Alberto Fernández y el Ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, habló de los planes de obras y de la importancia de la perspectiva social y de género en la gestión.

“Durante este primer año lo primero que hicimos fue acomodar la empresa, pagando las deudas que tenía y reactivando 90 obras que estaban paralizadas. Actualmente la empresa cuenta con 541 obras en distintas etapas. Nuestro principal objetivo consistió en encontrar la forma de llegar a más barrios, no sólo para mantener los estándares del servicio que ya teníamos, sino también para que más personas pudieran acceder a un derecho humano tan esencial. Fue importantísimo reconocer la mirada social que debía tener AySA”, explicó Galmarini, y definió que “ya era tiempo de meternos en un área que la empresa nunca había llevado adelante: la de los vecinos y vecinas de los barrios vulnerables, que también son usuarios y usuarias de AySA”.

En ese sentido, a través de Planes como Agua + Trabajo y Cloaca + Trabajo, AySA genera puestos de trabajo a través de cooperativas y revaloriza la mano de obra con la formación técnica. A todo esto, Galmarini le sumó un adicional: el de buscar la perspectiva de género y la paridad en la conformación de los equipos de trabajo. De esta forma, AySA continúa con la incorporación de prácticas en pos de reducir la brecha de género y garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. “Muchas de nuestras obras son llevadas adelante por cooperativas conformadas íntegramente por mujeres. Hay mujeres haciendo el oficio, que no es un dato menor. Muchas veces son incorporadas a la obra pública en los roles tradicionales, y aquí en cambio son parte de la construcción de las obras”, manifestó Galmarini.

Al inicio de su gestión, la presidenta de AySA lanzó una Política de Género que promueve tanto la prevención, como el tratamiento, gestión y respuesta adecuada y oportuna de la empresa frente a las denuncias que pudieran presentarse ante situaciones de acoso y violencia laboral. A esto se suman las capacitaciones en materia de género, y la guía para el uso no sexista de la lengua. “Lo que no se nombra, no existe. Si las mujeres no somos parte del lenguaje cotidiano, pasamos a no ser visibles”, señaló Galmarini.

Por otra parte, indicó la importancia del rol social de la empresa en el marco de la pandemia: “Con el propósito de brindar acompañamiento ante la situación de emergencia sanitaria y aislamiento obligatorio, gestionamos el envío de lavandina y agua potable a barrios vulnerables. No importa si es el Estado municipal, provincial o nacional: lo importante es que quienes la están pasando mal sientan que hay un Estado presente. Cuanto más problemas tengamos, más Estado necesitamos.”

En esa línea, también se implementó un servicio de agua potable para los isleños y las isleñas del Delta. En el período que va de marzo a octubre, se entregaron 2 millones de litros de agua potable en la Primera y Segunda Sección isleña. Esto equivale a un promedio mensual de 4 mil familias, a las que se abastecen con cuatro embarcaciones.

Por último, y para vincular la visión ambiental con la educación a distancia, método implementado en medio de la pandemia para continuar con la educación de los chicos que no pudieron asistir presencialmente a la escuela, la empresa lanzó el programa “Desafíos del Agua 2020” junto al Ministerio de Obras Públicas y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. El programa significó una alianza estratégica entre el sector público y privado, trabajando junto a ARSAT y ENACOM en gestión asociada con las empresas privadas como Telefónica, Telecom y Claro; y las grandes tecnológicas como Google, Microsoft y SAP. Se trató de una iniciativa de Enlace AySA, el Hub de Innovación de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) que buscó fortalecer la relación entre jóvenes, personas emprendedoras, investigadoras e investigadores, organismos públicos y empresas para pensar y desarrollar soluciones digitales para los principales desafíos del agua y el ambiente.

El 2020 ha sido un año muy difícil para la Argentina y el mundo, pero el lema de la gestión de Galmarini dice que “cuando hay agua hay vida” y que “cuando existen derechos, estos deben ser satisfechos”. “El agua es un derecho humano impostergable y el rol de AySA en asegurar su acceso durante esta pandemia fue clave”, cerró Galmarini.