Pagó caro el error

El Matador no jugó mal pero una falla del arquero D’Angelo que venía siendo una de las figuras le impidió sumar en Córdoba.

Tigre no está ligando como en el primer semestre y eso se empieza a notar en la tabla. Hoy en un partido muy parejo y en el que el Matador buscó por todos los caminos no tuvo precisión ni fortuna en los últimos metros y sumó una nueva derrota. El partido arrancó parejo, con dos equipos que salieron a buscar el gol desde el principio y con una buena actuación de los arqueros. Pero a los 25′ del primer tiempo, después de descolgar un centro, el arquero Sebastian D’Angelo chocó con la cabeza de Gonzalez Pirez y le regaló la pelota a Mauro Obolo que no perdonó.

En el segundo tiempo Alfaro movió el banco y Tigre contó con varias chances para empatar, pero no estuvo fino. Los ingresos de Rincon, Wilchez y Garate no pudieron cambiar la historia, que pudo haber terminado en goleada si no fuera por la gran actuación de D’Angelo.