¿Qué pasa con el Puerto de San Isidro?

El municipio firmó un convenio con la Provincia de Bs.As. para el desarrollo del puerto y se iba a discutir su convalidación en la última sesión del Concejo Deliberante. Pero el tema salió de la orden del día. La consultamos a la concejal Ester Fandiño.
En la última sesión del Concejo Deliberante, el orden del día anunciaba que se iba a discutir en el recinto un convenio firmando entre el Municipio de San Isidro y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, para el desarrollo del Puerto de San Isidro.
El proyecto de convalidación, fue despachado por la comisión presidida por el concejal possista Andrés Rolón y anunciado por nuestro medio en la nota que publicamos antes de cada sesión, invitando a la comunidad a informarse y participar de los temas relevantes de la política local. Pero para sorpresa de varios de los presentes, la sesión terminó sin que se mencionara en tema del puerto.
Por esto, consultamos a la concejal Ester Fandiño, siempre atenta a los temas de la ribera, quien declaro que: “fue la bancada oficialista y sus aliados los que propusieron la vuelta a la Comisión de Interpretación y Reglamento, de donde surgió el despacho votado por los mismos concejales.  El despacho  llegó ya elaborado a la última reunión de la comisión y no se dio oportunidad de debatirlo porque, tal como señalara su presidente este convenio se respalda o rechaza, no admite modificaciones”.
“En esa situación, los Concejales Abella y Durrieu anunciaron que presentarían un despacho en minoría alternativo rechazando el convenio, y el debate se produciría en el recinto y los concejales podrían dividir su voto.  Hubiera ganado el oficialismo” agregó Fandiño.
Consultada de cuál cree que fue la causa por la cual se dio marcha atrás, siendo el mismo oficialismo quien impulsó el despacho y teniendo éste mayorías como para poder convalidarlo, la concejal opinó: “Creo que la verdadera causa es la difusión previa de lo que se va a tratar y el esclarecimiento al vecino.  También la necesidad de no ventilar por el momento los argumentos de la oposición, que se parecen mucho a lo que pensaban los mismos Concejales que hoy se desdicen y votan por la afirmativa”.
El convenio entre la Provincia y el Municipio (ver texto del convenio)
Con respecto al convenio Fandiño señaló que “es un acuerdo de colaboración entre las jurisdicciones municipal y provincial con el objetivo del desarrollo sustentable de la zona de la Ribera. En realidad es un intento más de intereses que pueden operar, sobre la Provincia y el Municipio, para llevar adelante un proyecto inconsulto a los vecinos y del que no conocemos sus pasivos”.
 A la vez la edil se mostró en desacuerdo con el proyecto, afirmando su criterio que el puerto debe ser de juridicción Municipal: “el Puerto de San Isidro ha devenido en un puerto “Interior” al que no se accede por ningún curso de agua interjurisdiccional, que es la verdadera justificación de aceptar la jurisdicción de la Provincia o de la Nación. Es muy interesante entender cómo ha sucedido esto por el trabajo incesante de la naturaleza en los cordones litorales.
Por otra parte, el Puerto es un atributo que en la línea base de la Ribera, entre los límites N y S del partido, configura una unidad inescindible para la planificación urbano ambiental y el espacio público comunitario”.
“Este Convenio y los varios que se vienen aprobando para los espacios públicos, desatiende la potencialidad de la creación de valor de estas más de 6ha. ribereñas para planificar un destino diverso que apunte, esencialmente y en primer lugar, a resolver los temas urbanos y el conflicto subyacente en la Ribera de San Isidro para las soluciones habitacionales inconclusas y suspendidas y que afectan a nuestros vecinos más pobres. Una Comunidad Integrada y sin exclusiones, necesita de un diseño armónico e inclusivo” indicó la referente del denarvaismo en San Isidro.
Finalmente, consultada por la razones del actual estado de abandono en que se encuentra el predio, Fandiño opinó: “Se me ocurren dos posibilidades, cualesquiera de las dos descalificantes: porque conviene envilecer el Puerto para justificar sus futuros cambios, como hemos visto cómo ha sucedido respecto de algunas luchas emblemáticas en este Municipio, ayer en el Viejo Hospital hoy en la Quinta Williams. O porque no se entiende el cambio de paradigma del sigloXXI: las iniciativas de desarrollo ya no son las de las organizaciones de la sociedad civil en su aporte a la Comunidad: clubes, asociaciones, colectividades.  Hoy los desarrolladores inmobiliarios han reemplazado a los anteriores y hoy, todavía,  San Isidro no se ha dado la regulación para potenciar su presencia creando valor y sin generar pasivos ambientales o de infraestructura.  Esta es la falta más grave del Possismo que podrá afectar seriamente nuestro Patrimonio, tal como sucede con algunas obras que han autorizado y que son irremediables”.