Trabajadores municipales de San Fernando se manifestaron por mejores condiciones laborales

Marcharon hacia el edificio municipal exigiendo una audiencia con el intendente Luis Andreotti.

Alfredo Coronel, integrante del cuerpo de delegados del sindicato de trabajadores municipales de San Fernando comentó a QuePasa: “Realizamos esta marcha como último recurso para que el municipio nos escuche, ya hemos mandado cientos de cartas para solicitar audiencia con el intendente Andreotti pero nunca nos contestaron”.

El delegado sostuvo que en la mañana de ayer no fueron recibidos por ningún funcionario. Sin embargo, consideran la convocatoria fue positiva, donde participaron alrededor de 15 sindicatos de la Provincia. Entre los cuales se encontraba el secretario adjunto de FESIMUBO, Ruben Paulillo, y secretario general de San Isidro, Gustavo Seva.

Entre los reclamos se encuentra el pase a planta permanente y la recategorización, un aumento de 2500 pesos, dado que desde el mes de noviembre que no reciben una actualización. Asimismo denuncian despidos, maltrato y persecución sindical: “Nos sacan horas de trabajo para presionarnos, nos retienen los haberes por dos meses por exigir mejores condiciones de trabajo”, sostuvo Coronel.

Cabe recordar que el municipio de San Fernando no firmó el Convenio Colectivo de Trabajo para reconocer los trabajadores municipales y tener la posibilidad de discutir salarios y condiciones laborales, entre otras cuestiones.

En la Provincia de Buenos Aires solo once municipios de los 135 se firmaron convenios colectivos de trabajo con sus empleados como ordena la nueva Ley 14.656. Esta ley señala en su artículo primero que las relaciones del empleo público de los trabajadores de las 135 municipalidades de la provincia de Buenos Aires se rigen por las ordenanzas dictadas por los respectivos concejos deliberantes y los convenios colectivos de trabajo.

Entre otros puntos fundamentales, establece que los empleados públicos de los municipios obtendrán la estabilidad laboral al cumplir 12 meses en sus puestos de trabajo, fija como máximo un 20 por ciento de empleados contratados y obliga a respetar el Salario Mínimo, Vital y Móvil.