Trabajadores textiles recuperaron la fábrica Sport Tech en San Martín y funcionará como una cooperativa

En enero de este año, y ante la declaración de quiebra de su dueño, comenzaron las medidas para no dejar caer las 120 fuentes de trabajo por parte de los empleados. Ahora un fallo judicial les permite seguir produciendo. El municipio brindó su apoyo para poder llevar adelante la cooperativa.

sport-tech-san-martin-abre-cooperativa-8-enero

En las últimas horas, una buena noticia llegó para los 120 trabajadores de la ex fábrica Sport Tech, que hace seis meses se encontraban acampando en su lugar de trabajo, y a la deriva luego del cierre de la planta ubicada en Villa Lynch: la justicia dio la autorización para retomar la producción, y comenzó a funcionar como “Cooperativa 8 de Enero”, en referencia a la fecha en la que los integrantes de la fábrica comenzaron a ponerse al frente de la problemática.

Este martes, un fallo del juez Horacio Robledo, titular del juzgado en lo Comercial Nº25, autorizó a los empleados del lugar para poder utilizar las maquinarias y la materia prima que había quedado dentro de la fábrica tras su cierre a principio de año. Con la decisión judicial, y el acompañamiento del Sindicato del Vestido, ATE y la CTA Autónoma, 65 trabajadores que habían sido desvinculados de la firma lograron recuperar sus puestos de trabajo.

Llegar a esta decisión judicial no fue un camino fácil, porque a la situación del cierre de enero, se sumaron distintas órdenes de desalojo para que los trabajadores, que estaban tomando la planta y en estado de asamblea permanente, salieran del lugar. Para contrarrestar esto, decenas de movilizaciones y actividades culturales fueron realizadas por los empleados para visibilizar la situación.

“Con este fallo de la Justicia salimos de un pozo: ya no tenemos encima la amenaza de desalojo. Pero somos conscientes de que vamos a salir a un mercado en retroceso por las políticas del gobierno nacional. Que encima ahora firmó el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea, que de ponerse en práctica va a abrir más la importación de productos textiles”, dijeron desde la cooperativa en una entrevista televisiva, y sumaron que “luego del reacondicionamiento de la fábrica, ya comenzó la producción y tienen trabajo para dos clientes”.

Con el respaldo y la ayuda del Municipio de San Martín, encabezado por Gabriel Katopodis, a la planta ubicada en Iturraspe 920 se le condonaron deudas de tasas, y se realizó una búsqueda de financiamiento para poder retomar la producción, transformando a la cooperativa en proveedora del municipio. Ya desde los primeros días de enero, cuando comenzó el conflicto, Katopodis se acercó a dialogar con los trabajadores. “Están resistiendo con mucha entereza”, había señalado por aquel entonces el Intendente.

Ahora, luego de conocerse su reapertura, el jefe comunal expresó: “Esta es una industria muy importante de San Martín, que producía para grandes marcas deportivas de la Argentina. Como muchas textiles, fue golpeada por la caída del consumo y la ola importadora que destruyó empleo argentino”, expresó, y dijo que es “una alegría que luego de 6 meses de lucha de los trabajadores y trabajadoras, vuelva a funcionar como empresa recuperada.”