Se realizó la audiencia púbica en Tigre por el barrio Santa Ana de Eidico

La empresa sostuvo que el desarrollo cumple con toda la normativa vigente. Vecinos y ambientalistas rechazaron los estudios presentados por la empresa, denunciaron que se está realizando un "crimen hidrogeológico" y que la audiencia debió realizarse previo al comienzo de la obras. Exigieron al municipio que detenga el emprendimiento.

En la tarde de ayer, se realizó en el Museo de la Reconquista la audiencia pública convocada por el Municipio de Tigre para tratar el impacto ambiental del desarrollo inmobiliario denominado “Santa Ana”, dentro del complejo Villanueva de la Empresa Eidico, en la localidad de Benavidez.

La audiencia fue presidida por el secretario de Gobierno del Municipio de Tigre, Mario Zamora y acompañado por La Secretaria Legal y Técnica, Patricia Sandra D’Angelis y funcionarios técnicos de distintas áreas.

El comienzo de la audiencia estuvo en manos de los representantes de la empresa y la consultora responsable del estudio de impacto ambiental, quienes describieron características generales del proyecto que se viene desarrollando sobre un predio de unas 70 hectáreas y que busca generar 681 unidades de viviendas y espacios comerciales.

Para la empresa, todos los trabajos realizados “cumplen de forma acabada con la normativa nacional provincial y municipal.

Para la empresa, todos los trabajos realizados “cumplen de forma acabada con la normativa “

Luego, el vecino de Tigre, referente las luchas ambientalistas en el distrito, Martín Nunciata, mostró una fotografía del terraplén de más de 2 metros sobre la ruta de acceso a Villa La Ñata, frente al Automóvil Club Argentino y destacó la movilización de los vecinos que propició la audiencia pública.

Nunciata denunció que se está llevando adelante un “crimen hidrogeológico” y que la audiencia pública es “extemporánea” ya que “la ley dice que tiene que estar previo a cualquier movimiento de tierra” por lo que consideró que “estamos de cabo a rabo frente a una ilegalidad”.

“El humedal está muerto y enterrado”

El ambientalista criticó el estudio de impacto ambiental por “no hablar de humedales”, ya que el predio en cuestión es un valle de inundación de la cuenca del río Luján y tiene, entre otras funciones ecosistémicas, alojar el agua de las sudestadas. En este sentido, afirmó que el estudio hídrico contempla únicamente el agua de lluvia, pero no lo que va a suceder con el agua que no podrán contener las 70 hectáreas rellenadas frente a una sudestada.

“El humedal está muerto y enterrado. Asistimos a un velorio donde no tenemos la posibilidad de salvar al finado,  que ya está enterrado” sentenció Nunciata y señaló que las autoridades municipales “actúan con el hecho consumado”.

Martín Nunciata

Luego, otro vecino de Tigre, Di Giudici, mostró imágenes satelitales con los avances de la obra y aseguró que la empresa en su segunda declaración de impacto (2016) omitió declara que ya había un avance de obra de un 30% y que esto configuraba el delito de “falsedad de documentos público”. Además denunció que las excavaciones para la realización de laguna dentro del barrio estaban contaminando acuíferos de agua dulce.

Juan Martín, vecino de Rincón, continuó con la palabra, siendo breve y contundente su afirmación: “Con cada country nuevo nosotros nos inundados más”. En la misma línea, Cyntia, vecina de Las Tunas, dijo “cada vez que llueve somos nosotros los pobres los que perdemos todo”. “No estamos en contra de los vecinos nuevos, si de los paredones” dijo la vecina que contó como en la inundación del 2014 los vecinos rompieron el paredón del barrio La Comarca para que el agua encajonada escurriera. “Los countries generan desigual social y nos inundan cada vez que llueve” concluyó.

“Con cada country nuevo nosotros nos inundados más”

Otro de los oradores fue el concejal de Unidad Ciudadana, vecino de Dique Luján, Javier Parbst. “Le diría a los de Santa Ana, que mañana pongan las palas y devuelvan las zanjas a los vecinos de La Ñata y Dique” comenzó haciendo referencia al hecho que movilizó a los vecinos a comienzo de año.

Parbst destacó “Lo que logró la asamblea, con ruido y corte de ruta, logró que el municipio convoque a la asamblea”. También aseguró que “los vecinos de tigre hacen cola para firmar por esto (contra el relleno de humedales)”. A la vez que criticó que mientras muchos barrios en Tigre aún no tiene conexión de agua potable, ya esté realizada la obra en Santa Ana sin que haya nadie viviendo.

La audiencia que se extendió por varias horas también trató la temática arqueológica, con representantes de comunidades originarias presentes. En el predio en cuestión se han encotrado restos arqueológicos y las comunidades aseguran que forman parte de enterratorios ancestrales.

La audiencia pública tuvo un carácter no vinculante. Las autoridades Municipales se comprometieron a evaluar los distintos argumentos. Actualmente las obras en el predio están suspendidas por el Municipio, pero los vecinos denuncian que no se realiza control alguna y las maquinarias continúan trabajando.