Bancarios no atenderán durante las dos últimas horas de hoy

 

El secretario general del gremio, Sergio Palazzo confirmó que realizarán un plan de lucha, que incluye un paro de 24 horas el próximo martes, tras el fracaso de las negociaciones paritarias.

 

El sindicalista advirtió que en el caso de que el Ministerio de Trabajo dicte conciliación obligatoria, “seguramente no lo acataremos” y responsabilizó al gobierno de “presionar para que se firmen paritarias a la baja”. La medida se adoptó tras 125 días de infructuosas negociaciones.

A fines de abril, la Bancaria había anunciado asambleas para el 6 y 7 de mayo en todo el país y en todos los bancos durante las dos últimas horas de atención al público con interrupción de tareas.

En ese momento, el gremio destacó a través de un comunicado de prensa que “sin vergüenza, a más de cuatro meses de iniciadas las negociaciones paritarias para renovar el acuerdo salarial, que debe regir entre el 1° de enero y el 31 de diciembre, no hay propuesta de las patronales para superar la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios ni ninguna decisión para modificar y/o compensar el injusto impuesto a las ganancias a nuestros ingresos de carácter alimentario”.

El dirigente informó que “nosotros habíamos requerido un aumento superior al 30% y que el sector empresario se haga cargo de la devolución del impuesto” y “125 días después no ha habido una sola propuesta”.

Palazzo se quejó entonces porque “en realidad no hay discusión paritarias” y “las cámaras no dicen absolutamente nada”.

Los bancarios anunciaron su plan de lucha luego de que se conociera que la cartera laboral dictara la conciliación obligatoria frente al paro de 36 horas anunciado a partir de la hora cero de este miércoles por la Unión Obrero Metalúrgica (UOM), quienes decidieron acatar la conciliación.

El lunes, el ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció una “reducción” en el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores que tienen un salario bruto de entre $15 mil y $25 mil por mes. La rebaja se instrumentará a través de una modificación en las escalas que tiene el régimen impositivo.

Según las cifras que entregó el funcionario, la medida representará un aumento promedio de 6% en los salarios de bolsillo de los trabajadores casados que ganan menos de $25 mil por mes. En el caso de los solteros, el salto será de casi 5 por ciento.

Kicillof había sido terminante al informar que el mínimo no imponible, es decir el piso a partir del cual los trabajadores ingresan a Ganancias, no será modificado y continuará en 15 mil pesos. Pero el anuncio no aquietó las aguas de las protestas gremiales.