¿Por qué se estrelló el avión en el Delta hace un año?

Un informe realizado por la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) precisó detalles sobre el impacto, las condiciones climáticas, las víctimas, entre otros datos.

La avioneta, un turbo hélice bimotor marca Mitsubishi matrícula LV MCV, salió de San Fernando a las 14.30 y tenía como destino Las Lomitas, Formosa Twitter

En las últimas horas, un informe realizado por la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC), brindó información sobre el accidente que ocurrió luego de que una avioneta despegara de San Fernando con rumbo a Formosa, y que de acuerdo a un audio que trascendió a días del hecho, había tenido una falla técnica. En el hecho, fallecieron tres personas, que fueron encontradas con la aeronave 27 días después de ocurrido el hecho. La investigación precisó detalles sobre el impacto, las condiciones climáticas, las víctimas, entre otros datos.

“Pérdida de control de vuelo” por “una situación de elevada carga de trabajo en la cabina de vuelo debido a las condiciones operativas prevalecientes”, explica el escrito difundido por la Junta. Así define la problemática que llevó al impacto de la nave.

En relación al hallazgo del avión, establecieron: “Los restos de la aeronave y los daños observados en el follaje en el lugar del accidente sugieren que el LV-MCV impactó contra el terreno con el ala izquierda, con un ángulo aproximado de 80º de inclinación lateral y a gran velocidad. Las fuerzas del impacto, producto de la elevada energía cinética, provocaron la destrucción total de la aeronave”.

“La dispersión de restos de la aeronave abarcó un radio aproximado de 50 metros. El motor, la caja reductora y el cubo de hélice del lado derecho fueron hallados a 3 metros de profundidad, mientras que el motor izquierdo, su correspondiente caja reductora y cubo de hélice fueron hallados a 5 metros de profundidad”, detallaron.

También brindaron información en relación a las condiciones meteorológicas y, en ese sentido, explicaron que “el vuelo se desarrolló entre capas nubosas, es decir, en condiciones de vuelo por instrumentos. En tales condiciones, el piloto tiene que sustituir las referencias visuales utilizadas por la información generada por los distintos instrumentos y sistemas de vuelo”.

“Si bien el piloto estaba calificado para operar en vuelo instrumental, la investigación obtuvo de los registros que su experiencia en vuelo por instrumentos real era de 18 horas, y que no tenía experiencia en simulador de vuelo sintético”, añadieron.

Por último, señalaron las implicancias generales en la pérdida del control de la nave: “El contexto operativo resultante de la instrucción por parte del control de retornar a San Fernando vía VANAR, el piloto automático probablemente desconectado, las condiciones meteorológicas prevalecientes, la limitada experiencia del piloto en vuelo instrumental y la atención que le requería el transponder, en su conjunto, constituyen condiciones capaces de complejizar la operación de la aeronave que favorecen la pérdida de control en vuelo”.

“En virtud de lo expresado y considerando la mecánica de impacto de la aeronave, es probable que haya ocurrido una pérdida de control en vuelo que, dada la baja altura y elevada velocidad a la que se encontraba volando la aeronave, no permitió que el piloto tuviese el tiempo necesario para recuperar la situación”, cerraron desde la Junta.