Pareto, doble medallista olímpica, competirá este viernes en el Panamericano de México

La judoca sanfernandina y médica del Hospital de San Isidro comenzará su camino en busca de la obtención de otra medalla este año.

pareto-oro-panamericano-2019

La judoca oriunda de San Fernando, Paula Pareto, doble medallista olímpica en la categoría hasta 48 kilos y ganadora de la presea de plata en el Grand Slam de Budapest, competirá el viernes en el Campeonato Panamericano de Guadalajara, México, su segunda competencia del año.

En el torneo mexicano, competirán 138 judocas de 22 países (59 mujeres y 79 varones) y en la categoría de Pareto están inscriptas nueve deportistas, entre las que se destaca, entre otras atletas, la local Edna Carrillo, 35° en el ranking mundial y que obtuvo la medalla de plata en el Panamericano de Panamá 2017, que ganó la argentina.

La “Peque” disputó once campeonatos Panamericanos: ganó cuatro (Lima, Perú, 2019; San José, Costa Rica, 2018; Panamá 2017 y Guadalajara, México 2011); en tres obtuvo la medalla de plata (La Habana, Cuba 2016; Toronto y Edmonton, Canadá, 2015); y en tres finalizó tercera (Guayaquil, Ecuador, 2014; San José, Costa Rica, 2013 y El Salvador 2010).

En el único Panamericano senior en el que Pareto no subió al podio fue en el de Montreal, Canadá, 2012, en el que finalizó quinta, y que ganó la cubana Dayaris Mestre Álvarez.

Pareto, de 34 años, volvió a competir en octubre pasado luego de 14 meses y conquistó la medalla de plata en Budapest después de perder la final frente a la kosovar Distria Krasniqi, ganadora del Grand Slam de París en febrero y medalla de bronce en el Mundial de Japón 2019 y que estaba segunda en el ranking mundial.

En marzo pasado, Pareto, que estaba en Rusia para disputar el Grand Slam de Ekaterinburgo, regresó al país sin participar, ya que la Federación Mundial de Judo (FIJ) canceló todos los eventos de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por la pandemia de coronavirus.

Luego, Pareto, quien además es médica traumatóloga en el hospital de San Isidro, se entrenó en su domicilio y posteriormente en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) del barrio porteño de Núñez. En julio y agosto, trabajó por algunas semanas en una “burbuja sanitaria” en Santa Teresita.