Disfrutar la naturaleza y cuidarla: voluntariado en la Reserva Municipal de San Isidro

Con diversas actividades de acuerdo al interés de los vecinos, el Parque Natural Ribera Norte propone el vínculo con el medioambiente a través de la participación activa. Este sábado 3, una jornada de limpieza, con charla de concientización y muestra de fotografía.

ribera-norte-2

El Parque Natural Municipal Ribera Norte está ubicado en Camino de la Ribera 480, en la localidad de Acassuso (San Isidro), y no sólo es un espacio de visita y contemplación de las más de 300 especies de flora autóctona y las 200 especies de aves, sino que también  propone un vínculo entre los vecinos y el medioambiente a través de un programa de voluntariado.

ver próximas actividades al final de la nota

Bárbara Gasparri, directora de Ecología y Conservación de la Biodiversidad del Municipio de San Isidro cuenta que el programa de voluntariado “funciona desde siempre, porque en la reserva, que este año cumple 30 años, siempre hubo vecinos y gente interesada que colabora con las distintas actividades que tenemos”.

“Es un programa que se mantiene a través de los años, en un principio con la Fundación Vida Silvestre, luego con la Asociación Ribera Norte. Queremos una reserva abierta, que la gente pueda venir, preguntar e interiorizarse, porque los cambios en favor del medioambiente se hacen participando”, afirma Gasparri.

El número de voluntarios en la reserva oscila de acuerdo a las actividades. Hay vecinos que se acercan a una actividad puntual, como son las jornadas de limpieza, pero también hay otros vecinos, algunos que se encuentran estudiando carreras vinculadas con el ambiente, como Guardaparque o Paisajismo, que realizan prácticas de manera más sostenida.

Queremos una reserva abierta, que la gente pueda venir, preguntar e interiorizarse, porque los cambios en favor del medioambiente se hacen participando.

Entre las variadas tareas que se realizan desde la reserva, las más frecuentes tienen que ver con la limpieza del Parque, el armado de senderos, la siembra de plantas nativas, el rescate de fauna, y los talleres de educación ambiental. “La jornada de limpieza suele ser la puerta de entrada de los voluntarios a otras actividades más puntuales, y que varían de acuerdo a los gustos. Allí se produce el primer encuentro genuino entre el vecino y el entorno del parque, y eso muchas veces define en interés por las actividades posteriores”, cuenta Gasparri.

Las jornadas de limpieza, a las que se acercan decenas de voluntarios, se realizan los primeros sábados de cada mes, desde las 9.30 de la mañana. Generalmente estos encuentros comienzan con una recorrida por el parque para documentar el estado de los arroyos cercanos a las áreas verdes. Luego se comienza con el trabajo de recolectar mucha de la basura que el río deja en sus crecidas sobre el humedal.

Para ser voluntario de la reserva, es preciso tener 18 años de edad, como único requisito. Los menores pueden participar acompañados por un adulto. Se recomienda concurrir con ropa cómoda, calzado cerrado, mochilas livianas, repelente y protector solar. Es recomendado también acercarse con guantes y botas altas (también se prestan en el lugar) a colaborar con los guardaparques.

Próximas actividades

3 de noviembre: los vecinos que se acerquen a la jornada podrán también participar de una charla de concientización dada por “Océan 0KM”, organización que tiene como finalidad generar una actitud proactiva positiva en los ciudadanos, empresas, organizaciones civiles y municipios con herramientas para promover el cuidado de los océanos.

Además ese día se entregarán los premios a los participantes del concurso de fotografía que Ribera Norte organizó también con motivo de su trigésimo aniversario y se podrán ver las obras expuestas.

Quienes estén interesados pueden contactarse telefónicamente al 4512-3125 o mediante la página de Facebook de la reserva.