Provincia confirmó el proyecto de la construcción de una alcaidía en el límite entre Tigre y Escobar

El municipio de Escobar organizó una charla entre vecinos y autoridades del sistema penitenciario provincial, para despejar dudas sobre el proyecto de construir un establecimiento penitenciario junto a la planta de Aysa en Dique Luján.

reunion-carcel-escobar

En el marco de una reunión entre vecinos, funcionarios provinciales y del municipio de Escobar llevada a cabo esta mañana en el Microestadio de Garín, se confirmó el proyecto de construcción de una alcaidía en el límite entre los municipios de Tigre y Escobar.

El director provincial de Política Penitenciaria, Luis Alberto Ratto dijo que “la idea es empezar a crear 30 alcaidías en toda la provincia de tal manera de que todos los que se encuentran alojados en la comisaría puedan estar en las alcaidías y que la policía se pueda ocupar de garantizar la seguridad de todos los vecinos”.

“Uno de los objetivos fundamentales del proyecto es que estén en el lugar donde viven su familia porque la reinserción social se va a lograr en la medida que se encuentre con sus familiares, sus vecinos y que su municipio”, aseguró el director provincial.

El proyecto que se encuentra aún en una etapa inicial y de evaluación, planea localizar la alcaidía en la ruta provincial 26 y su intersección con la calle Brasil, a pocos metros de la planta potabilizadora “Juan Manuel de Rosas” que la empresa AySA en la localidad de Dique Luján, en el límite con la localidad de Ingeniero Maschwitz. 

La iniciativa generó el rechazo de vecinos de la zona que consideran que la presencia del establecimiento penitenciario generará un problema de inseguridad para la zona y desvalorizará sus propiedades. Además, organizaciones ambientalistas se oponen por considerar que esos terrenos forman parte de un humedal, señalando además que este tipo de construcción no se encuentra permitida en la zona por la ordenanza de protección de humedales continentales sancionada el año pasado en Tigre.

La charla organizada por el Municipio de Escobar, buscaba despejar dudas sobre estas controversias. En relación a los posibles problemas de seguridad, Ratto explicó que “los que van a estar alojados van a ser del propio partido por lo que la única circulación sería de vecinos de Escobar y Tigre. No se tomó la determinación sentados en un escritorio, se estudió previamente y se tuvo en cuenta que según un informe Escobar tiene 684 presos en diferentes unidades de la provincia por lo que se pensó para que los vecinos no tengan que trasladarse y sus familiares puedan ir a visitarlos”.

En relación a los argumentos ambientales, el funcionario provincial sostuvo que: “si la parcela no es adecuada en función de que es un humedal, los vecinos tienen que saber que no se va a hacer ahí, eso está claro porque ni el Municipio ni la Provincia lo va a permitir”.

Según informó Ratto, en la Provincia de Buenos Aires hay alojamiento para 24 mil personas y actualmente hay más de 48 mil personas privadas de su libertad en cárceles. Además, la superpoblación también se traslada a las comisarías que actualmente superan los 5.900 presos. 

Por su parte el secretario de Gobierno de Escobar, Javier Rehl, afirmó: “La realidad es que las 30 alcaidías departamentales se necesitan porque tiene que ver con una cuestión estadística y hay una decisión política de resolver la problemática. También la intención es tomar en cuenta la opinión absoluta de todos los vecinos” y enfatizo que “si no están dadas las condiciones, el proyecto se caerá”.

Según el Plan de Construcción de Cárceles Bonaerenses, la alcaldía que se proyecta en e Dique Luján tendrá una capacidad para 300 reclusos y su realización se da en el marco de un proyecto que fue aprobado a fines de octubre por la Cámara de Diputados Provincial. El plan estipula la expropiación de tierras en distintas zonas del conurbano para construir estos establecimiento que descomprimirán las cárceles y las comisarías.