Cortan la luz para robar viviendas deshabitadas

Se registraron casos en Martínez y Acasusso. Si ven que no resuelven el corte, verifican que sus moradores están de viaje. También hay denuncias de delincuentes disfrazados de personal de empresas prestatarias de servicios en Beccar.

medidor-edenor

Los robos en las casas de vecinos que salieron de vacaciones son uno de los problemas de inseguridad frecuentes en cada verano. En los últimos días, denuncias de vecinos de distintas localidades de San Isidro advirtieron de una nueva modalidad que sirve a los delincuentes para verificar si la casa esta desahabitada: cortan la luz desde los medidores externos y, si ven que el problema no fue resuelto en algunos días, obtienen una señal certera de que los dueños de la vivienda están de viaje.

Vecinos integrantes de redes de seguridad vecinales alertaron sobre ese sistema para que puedan tomarse recaudos frente a la nueva modalidad.

Marcela Moyano Bianco, de la red vecinal del barrio de Acassuso, contó que en su zona los robos de este estilo se efectúan de varias maneras, pero que en general los delincuentes se mueven de a dos por las noches, se acercan al medidor, suben la llave térmica y se retiran. Observan si hay alguien que investigue lo sucedido en el domicilio, y si ven que nadie responde a esa situación, aguardan a que, varias horas después, se acabe la batería de la alarma para luego entrar en la vivienda.

El 14 de diciembre pasado, en la calle Felipe Julianes, del barrio de Acassuso, según fuentes policiales, una pareja de ancianos fue víctima de esta modalidad. “Yo había notado que estaba todo oscuro y después vi linternas dentro de la casa e imaginé que eran ellos, pero a la madrugada nos enteramos de que se habían llevado todo”, contó una vecina próxima a la casa robada.

Y agregó: “Los casos por esta zona se repiten. Pero muchas veces no llegan a perpetrarse porque no bien se corta la luz llamamos enseguida a Edenor para saber si es un corte real y además ahora que estamos al tanto de esta nueva modalidad lo informamos al grupo de vecinos para alertarlos”.

Según informaron a La Nación fuentes judiciales de San Isidro, en la Fiscalía Descentralizada de Martínez se logró avanzar en las investigaciones sobre los robos hechos con esta modalidad delictiva y se esperan para los próximos días una serie de medidas de prueba para dar con una banda que utilizó esta modalidad de robo en las últimas semanas.

La nueva modalidad creció en esta época porque muchas familias se encuentran de vacaciones y los ladrones aprovechan la soledad de los hogares. En los barrios en los que más se repiten los casos es en zonas residenciales, donde por las noches no hay mucho movimiento y los delincuentes tienen tiempo para poder operar sobre el medidor de energía. Además, los vecinos que sufren esta clase de delito dicen que las empresas que brindan el servicio de electricidad están al tanto de la situación y muchas veces son ellos mismos los que les informan de que sufrieron un intento de robo.

Los robos de estas características fueron denunciados en las localidades de Martínez y Acasusso, de San Isidro. Los delincuentes pueden romper el medidor desde el pilar o bajar la térmica principal desde el interior del inmueble; allí cortan los cables de telefonía, TV o Internet y además usan inhibidores de señal, aparatos de venta libre que bloquean la transmisión de datos vía Wi-Fi.

Se suma a esto que también existen denuncias de que los delincuentes se disfrazan a veces de empleados de las prestatarias de servicios, tanto de luz como también de agua, para reparar los cortes realizados con antelación por ellos mismos y así cometer el delito. Varios vecinos de la localidad de Beccar comentaron en nuestro medio de robos con esta modalidad.

Otro caso tuvo como protagonista a Mario, ingeniero de 60 años vecino del barrio de Acassuso, que con pocos días de diferencia sufrió dos veces en carne propia un intento de robo. “Primero pasó en la casa de mi hija, que estaba de vacaciones, y después lo intentaron en la mía”, dijo. “No se pudieron llevar nada, pero cuando llegó el personal de Edenor me informaron que el corte había sido intencional. Y me explicaron que los ladrones hicieron un agujero con un elemento punzante para poder hacer saltar la térmica”.

Fuente: Que Pasa Noticias Zona Norte / La Nación