¿Pato? Siempre presente

Martín Galmarini llegó a los 360 partidos con la camiseta de Tigre e igualó a Pellegata, el (hasta el partido con Racing) jugador con más presencias. La fecha que viene, contra River, puede superarlo.

Hay pocos jugadores que se identifican tanto con un club. De esos que nombras al equipo y automáticamente te viene un nombre a la cabeza. Uno de esos es Martín Galmarini. Jugador, hincha, capitán, emblema de Tigre. Y a partir del encuentro con Racing, junto a Pedro Pellegata, en la cima de la tabla de jugadores con más partidos disputados en el club.

El Patito estuvo en todas. Absolutamente en todas. Desde las canchas peladas de la B Metro, a punto de fichar por un equipo de la C en busca de más minutos, hasta llegar a Primera y a Copas Internacionales. La número 8 siempre estuvo.

Desde el 2002 para acá, la estadía en Tigre del Patito fue sólo cortada en dos oportunidades: entre 2008 y 2010, cuando jugó en River, y luego en la temporada 2013 / 2014, cuando arribó al Atlante del fútbol mexicano.

Tabla de los 10 jugadores con mayores presencias en el club. Fuente: Club Atlético Tigre (Oficial)

De Galmarini se pueden decir muchas cosas. Fue aplaudido, resistido, cuestionado, ovacionado. Todas cosas lógicas para alguien que está incondicionalmente en cada temporada y lamentablemente no puede contentar a toda la gente. Todos los ídolos lo sufren. Pero nunca se pudo negar su compromiso por los colores. Sus ganas de tirarse de cabeza a cada pelota, su ida y vuelta cuando la edad ya condiciona, su presencia casi naturalizada en la banda derecha que lleva a decir a algún desprevenido “¿Ese Galmarini es el de siempre? Hace como quince años juega ahí”. Y si, es el mismo. El que siempre estuvo.

El destino quiso que el partido en el que puede superar a Pellegata y ser en soledad el jugador con más partidos con la camiseta de Tigre sea uno de los más importantes de los últimos años. Uno que puede confirmar un descenso o una salvación milagrosa en la que todos los hinchas volvimos a creer desde hace unos partidos.

Pero el Patito va a estar ahí. Aunque falte mucho, lo podemos decir. Porque ya es algo natural, normalizado. Y sea cual sea el resultado, es el partido perfecto. Sea tristeza o alegría, él va a estar ahí para liderar.

Como lo hizo siempre.

PUEDE INTERESARTE

Galmarini: “Yo me imagino festejando el domingo”