A días de las PASO, el Massismo cuestiona el no tratamiento de la Rendición de Cuentas en San Isidro

El oficialismo envió al Tribunal de Cuentas su balance de gestión 2020 al darlo por aprobado de hecho, considerando que se cumplió el plazo legal desde su presentación en el Concejo Deliberante, sin que tuviera debate en sesión. La concejal Durand (FR-FDT) realizó una presentación ante el Tribunal provincial solicitando el regreso del expediente al legislativo local. Por tercer año la rendición de los gastos del ejecutivo municipal no es tratado en sesión.

En medio de un clima electoral que viene subiendo tensión en los últimos días, con varias internas a nivel local y disputas relevantes que se definirán en las primarias del domingo 12 de septiembre, el Frente Renovador en San Isidro salió a cuestionar el no tratamiento de la Rendición Cuentas en el Concejo Deliberante, que la dio aprobada de hecho, por tercer año consecutivo, al considerar cumplido el plazo legal desde su presentación por parte del ejecutivo municipal. 

La Rendición de Cuentas es el expediente en el cual el ejecutivo municipal da cuenta de los recursos económicos que utilizó durante su año de gestión y en qué fueron destinados. Según la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires, este expediente debe ser revisado por el Concejo Deliberante y queda aprobado de hecho si en el plazo de 60 días corridos no es tratado. En cualquier caso, luego es remitido para su revisión por el Tribunal de Cuentas provincial. 

En este año, el ejecutivo municipal remitió con demora el expediente al Concejo Deliberante, que registró su ingreso el 16 de junio de 2020. Pero su ingreso por sesión ordinaria fue el 7 de julio. El oficialismo, que no cuenta con mayoría propia y en medio de una campaña electoral encuentra mayores obstáculos para los acuerdos con la oposición, consideró cumplidos los 60 días y aprobado de hecho el expediente el 17 de agosto. Pero el Frente Renovador cuestionó este procedimiento y denunció ante el Tribunal que aún no se habían cumplido los plazos legales, contando que los concejales recién tuvieron acceso al expediente después del 7 de julio, cuando ingresó por sesión ordinaria. 

“Es inconcebible que el possismo siga despreciando la transparencia y el control de los recursos que pagan nuestros vecinos y vecinas con tanto esfuerzo, solo para eludir el control del Concejo porque está en campaña política”, manifestó la concejal Soledad “Pupi” Durand, quien ayer realizó una presentación ante el Tribunal de Cuentas. 

También Sebastián Galmarini, quien conduce políticamente el Frente Renovador en San Isidro salió a cruzar al oficialismo en sus redes sociales: “Si San Isidro aprueba su Presupuesto en el Concejo Deliberante y no lo cumple, y tampoco aprueba su correspondiente Rendición de Cuentas, como se llama la obra Gustavo Posse? ¿República, democracia, transparencia, monarquía, amor por las instituciones?”, preguntó dirigiéndose al jefe comunal. 

Desde el oficialismo señalan a la oposición como responsable del no tratamiento: “Ellos debían haber llamado a una sesión extraordinaria si tenían voluntad de tratarlo, y no lo hicieron. Nosotros tenemos dos caminos legales para que el expediente quede aprobado, y elegimos uno”, sostienen fuentes del oficialismo con las que pudo conversar QUE PASA.

“La Rendición de Cuentas no está oculta, es un documento público que lo tienen todos los concejales. Acá estuvieron viniendo funcionarios del ejecutivo de cada área a responder las preguntas de la oposición. No hay nada oculto. Se cumplieron los 60 días y se envió para que lo revise el Tribunal de Cuentas”, afirman desde el possismo. 

La polémica está abierta. Será el Tribunal de Cuentas quien defina si el expediente fue correctamente remitido o si debe volver al legislativo local para su tratamiento.