Nacho Alvarez: “Los jóvenes queremos estar en esa mesa donde se piensa el futuro de San Fernando”

nacho-alvarez-kolina-san-fernando

Ignacio “Nacho” Alvarez es un joven dirigente del peronismo de San Fernando. Hijo de Paco Alvarez, importante funcionario durante la gestión de Amieiro, es uno de los emergentes regionales de una generación que creció en la política de la mano del kirchnerismo. Referente de la Agrupación Kolina en el distrito, es hoy uno de las caras que los vecinos encuentran en volantes y afiches por las calles de San Fernando.  Nos encontramos con él para conocerlo y conversar de política y de San Fernando.

 

Nacho, me gustaría que nos cuentes, a modo de presentación, quién sos y por qué estás en polítita.

 

Bueno, tengo años 30, estudie Ciencias Políticas en la UBA, soy profesor también y durante un tiempo di clases en colegios secundarios en San Fernando y Tigre. Lo que fue una experiencia bárbara que me permitió aprender el oficio del docente, en el sentido de transmitir valores, ideas, intercambiar con los estudiantes, promover la participación. Y también fue una de mis primeras experiencias con una mirada social, porque empecé a dar clases en un bachillerato de adultos, y era darle clases a personas que eran más grandes que yo, en una actividad ad-honorem, de servicio que estuvo muy interesante.

 

Y a vos la política te llega desde un modo especial, muy ligado a la familia.

 

Mi familia es una familia política. Mi viejo estuvo muchos años en la función pública. Tengo un bisabuelo que fue alcalde en España. Mi tía, María Teresa Álvarez, fue desaparecida a los 21 años, acá en San Fernando, era una militante barrial. Y todos esto atravesó a la familia. Pero fundamentalmente, los domingos en mi casa se hablaba de política, de filosofía, de arte. Entonces si vos querías participar de los temas de los grandes, había que saber de política o de fútbol. Y así desde chico me interesé en saber por qué tenía una Tía desaparecida, qué había pasado en el país, o por qué había injusticia o desigualdad social. Todos esos eran temas que se hablaban los domingos en mi casa.

 

Y en el 2003 llega el kirchnerismo. ¿Dónde te encontró? ¿En seguida te sentiste parte?

 

A mí me encontró comenzando la facultad.  Desde fines de los 90 yo militaba en la juventud peronista, y desde dentro del peronismo desafiábamos al partido. Yo venía de una familia que me mostraba que el peronismo podía ser otra cosa y que no podía haber una sociedad con esa falta de valores. Y me pasaba que mientras mis compañeros estaban más preocupados por el viaje de egresados, yo era delegado del curso y estaba preocupado por la crisis del 2001. Y cuando llegó Nestor Kirchner comenzamos a descubrir en su lenguaje, el recuperar una tradición del [quote_right] los domingos en mi casa se hablaba de política, de filosofía, de arte. Entonces si vos querías participar de los temas de los grandes, había que saber de política o de fútbol” [/quote_right]peronismo que venía de la resistencia y de la lucha de los jóvenes y los trabajadores en los 70. Y algo muy fuerte para mi familia fue cuando Néstor declara la necesidad de recuperar los Derechos Humanos y la Memoria, Verdad y Justicia. Eso fue como una frescura que vino, porque algo que teníamos muy instalado con miedo, muy tapado, de golpe se lo puso sobre la mesa. Nestor tuvo la capacidad de hacerlo. Y así vimos que muchas cosas que sentíamos se podían hacer, y desde la presidencia nacional.  Néstor nos fue enamorando y haciendo  parte de un proceso político, que recuperó lo mejor del peronismo. Nosotros somos parte de esa historia. En la juventud peronista éramos 10 en el 2001, y en el 2008 ya éramos miles en todo el corredor norte. Somos unos privilegiados en poder hacer política en este tiempo, donde uno se puede expresar con libertad y ser parte de un proceso que nos ha dejado un país mucho mejor del que teníamos en el 2003.

 

Y vos sos parte de esta generación joven que hoy está comenzando a disputar algunos espacios.

 

Exacto. Yo empecé como militante social, y lo que hicimos con un grupo y un equipo de compañeros es dar el salto a la política. En el sentido de ya no sólo ser valorados por distintas cosas que generábamos en los barrios, sino también como hombres que representen ideas y valores  en los gobiernos locales. Y ese salto te lo permite el kirchnerismo con el gran apoyo que le da a la juventud para ejercer la función política. Y nosotros nos hacemos carne y estamos acá en San Fernando confiados en que podemos generar un cambio importante, tanto dentro del peronismo como en el distrito, con la fuerza de la juventud e ideas de modernización de la gestión del Estado, de participación. Los jóvenes queremos estar en esa mesa donde se piensa el futuro de San Fernando.

 

A diferencia de otros dirigentes kirchneristas de tu generación que uno los escucha con un discurso muy pegado a las políticas nacionales, a vos se te ve con una mirada muy puesta sobre la ciudad.

 

Yo no quiero hablarle a los convencidos, no quiero hablarle a la política, quiero hablarle a mis vecinos. El municipio es el eslabón más cercano a la participación ciudadana.  Nosotros debemos traducir las políticas nacionales a [quote_left] En San Fernando el 50% de la población es menor a 30 años. Los jóvenes tenemos mucho que decir en esta ciudad, porque la vivimos, la recreamos, la transitamos” [/quote_left]políticas concretas a mis vecinos de San Fernando. Yo tengo que ver cuál es la problemática de mi ciudad y darle un respuesta política, con un fundamento teórico importante. Y cuál es el fundamento que ha dado este gobierno:  el poner la política por sobre las corporaciones, por sobre la economía. Y segundo, la participación fuerte del Estado para regular la vida de la sociedad. Estos son fundamentos que le han dado respuesta a la peor crisis que nos generó el neoliberalismo, que disfrazado de ausencia del Estado era un Estado al servicio de las corporaciones. Y esto, que es el  bagaje ideológico y aprendizaje político, hay que traducirlo en políticas concretas como el presupuesto participativo joven, los espacio de juventud, convertir los Centros de Salud en espacios comunitarios. Yo no puedo como dirigente político hablar de los grandes logros nacionales y no hablar que en San Fernando la salud está funcionando muy mal, no hay proyecto, no hay profesionales en los Centros, el presupuesto en salud es menos del 10%. Hay que hablarle a los vecinos de estos problemas.

 

 

En esta búsqueda de participación dentro del peronismo de San Fernando, donde figuras históricas que han gobernado el distrito por casi 2 décadas tienen aún hoy mucho peso, y a la vez hay nuevas referencias, como la tuya, que emergen, ¿cómo vez esta tensión?  

 

Estoy convencido que necesitamos una renovación. Hay que darle lugar a los jóvenes y al famoso trasvasamiento [quote_right] Hay un Estado ausente en ese sentido y los que lo sufren son nuestros vecinos de nuestros barrios más postergados” [/quote_right]generacional  que predica Cristina y también proponía Perón. Lo que sobrevive al tiempo es la organización, la capacidad que hombres y mujeres tomen los valores e ideas colectivos y los transformen en hechos concretos. En San Fernando es necesario aire joven en los espacios donde se discute la ciudad. Acá el 50% de la población es menor a 30 años. Los jóvenes tenemos mucho que decir en esta ciudad, porque la vivimos, la recreamos, la transitamos. Y justamente, darle participación a los jóvenes es algo que ha dejado de lado esta gestión de Andreotti.

 

Uno camina San Fernando y escucha al vecino, por un lado muy contento con obras que se han hecho, y por otro expresando un malestar por el aumento que ha tenido el ABL.  ¿Cuál es tu mirada sobre esto?

 

Yo creo que algunas de las obras que se han hechos son necesarias y hay que sostenerlas. Lo que no estoy de acuerdo es plantear, como lo hace el oficialismo, que haberlas hecha con fondos municipales es un orgullo, cuando lo mejor que puede hacer un municipio es gestionar con niveles como Provincia y Nación la realización de esas obras, par no presionar en el bolsillo de los vecinos. Por esto hay un malestar fuerte con los aumentos de ABL. Hay un costo muy grande que está pagando San Fernando por estar aislado de la Provincia y de la Nación.  Y después ese malestar también se expresa cuando no hay servicios en los Centros de Salud, cuando no hay espacios para los jóvenes, cuando no hay políticas de inclusión social, cuando no hay políticas de violencia de género o de adicciones. Hay un Estado ausente en ese sentido y los que lo sufren son nuestros vecinos de nuestros barrios más postergados. Y otra cosa que también dice mucho el vecino es la falta de contacto entre el Ejecutivo local y los vecinos.

 

Y a días del cierre de listas, ¿cómo es el panorama dentro del FPV local?

 

El FPV tiene el desafío para generar la mejor propuesta para llevar la inclusión social y el equilibrio en la gestión en San Fernando. Y acá hay que resolver esa tensión entre los jóvenes y aquellos que tiene ya una historia y también quieren tener su lugar. Si logramos armonizar esto, podemos generar una propuesta fuerte que recupere San Fernando para un proyecto nacional y colectivo. Ese es un desafío de acá al 20 de Junio, y sino tenemos la posibilidad de aprovechar las PASO para dirimir las diferencias de miradas a nivel local.