Desde el hincha. Copa Argentina 32avos: Tarea Fina

Por: Juan Dall’Occhio

 

-Juan, ya compré el cable HDMI, viene de 1,80 mts… y pagué 150 ¿estará bien? sino el de 3 salía 280. Me dijo el técnico que pasa el sonido-. El cable que compró Jorge es para conectar de una computadora al televisor que tiene en Dulciena. Esa noche jugaba Tigre por la Copa Argentina contra Gimnasia de Jujuy en Formosa, y por todos los medios, por todas las páginas de deportes, se decía que el partido no se iba a televisar. Tal vez una luz de esperanza se había fugado en la promesa del PARA TODOS porque con la copa busca nacionalizar, e incluir. Aferrados a ese pensamiento, supusimos que alguna página iba a tomar la señal y lo iba a transmitir, aunque en lo profundo el pensamiento se sabía que había más cámaras en la pesca del surubí de 40 kilos en los barrancos del Bermejo, que en la cancha del Sportivo Patria y del San Martín de Formosa. Pero esa misma tarde empezó a circular el rumor de una página que los iba a transmitir, apurogol.net (no entren jamás allí) y a esta página se le fueron sumando algunas más como tezapoelcreditodelcelular.com y miramelaporesta.net. sin embargo en las tradicionales rojadirecta y FPT no había anuncio ni programación del partido.IMG-20150423-WA0036

 

Llegó el horario, media hora antes del partido se conectó el preciado cable de 180 mangos a la computadora, y más de 40 matadores nos autoconvocaron en el bar del gordo, y otros tantos miles en sus casas. Hasta que se hicieran las nueve dejamos de fondo Argentinos-Atlético. A la hora señalada, en la tele del bar todos veían como se abrían una a una las páginas posibles y todas las ventanitas de spam que la sucedían. Todos podían opinar, “Juan, probá con esta”, “Juan, acá me dicen que capaz en esta”, después de mil intentos “Juan, poné apurogo de nuevo” y nada. Es más, una de esas páginas incluso tenía la osadía de mostrarte cinco segundos de un estadio desconocido, seguramente filmado hace dos años, y que se corte para perdirte tu número de celular. Seguro que más de uno cayó, dignísima forma de ganarse la guita ¿no?

La cuestión es que el tiempo transcurría y ninguna página lo transmitía. “en radio nacional jujuy pueden escucharlo” dijo una voz oficial, tal vez sin saber que habían dos valientes relatores matadores que hicieron el esfuerzo de transmitirlo en vivo por Radio Delta de Sentimiento Tigrense. Aunque la señal y los relatos no llegaron de buen modo, los hinchas que se iban sumando en Dulcinea bajaron la ansiedad. Entonces, 40 tipos, a esa altura capaz que más, escuchando la radio en la tele en un bar de Victoria. Cuando terminó Argentinos-Atlético, resurgio la esperanza de que se transmitiera el segundo tiempo de Tigre, y nada. Para aminorizar la abstinencia icónica, al tiempo que se relataba empezamos a ver videitos de goles en youtube. Pasaron los goles a ñuls, los tres del chino a Boca, los cuatro a River en Victoria, los tres a Central en Rosario… por ahí se inmiscuyó el videito del hincha filmado en la ex sede del bar con los goles a platensa, chacarita, chicago… y por ahí nomás, también, nos quedamos todos en silencio y emocionados por lo que nos transmitía la pantalla, mientras desde los relatos de la frontera con el Paraguay no había novedades.

-GOOOL, GOOOOL- gritó Sabri desde la calle, pero en la transmisión nada se mencionaba. Se oyó un murmullo, se dudó sobre la salud mental de la joven profética, nada por acá, nada en internet, ninguna actualización del resultado 0 a 0 -¿se habrá confundido con los goles de youtube?- cuando algunos se pararon para aconsejar a la chica que dejara el vaso, el relato llegó jubiloso de la radiotelecompu -Chinooooooo gooooooooooooooooooool- y ahí sí, señores, ahí si saltamos todos, nos subimos a la mesa, se alzo a Sabri por los aires, se le agradecio la profesía como quien le agradece al gaucho los favores recibidos. Se descontroló el ambiente, se rompieron las individualidades de las mesas, se alzaron las copas, se apagó la compu, se puso la música y a otra cosa, viejo. Tarea fina, ya no importaban los minutos que faltaban, se sabía el resultado. Tigre iba a ganar, y nosotros a festejar.