El 1×1 del empate de Tigre frente a Bolivar

El equipo de Néstor Gorosito no pudo hacerse fuerte, pagó caro errores en la defensa y terminó empatando 1 a 1 con Bolivar.

Tigre Bolivar (2)

El Matador no tuvo una noche deseada y solo rescató un empate 1-1 frente al equipo boliviano que lo deja muy complicado de cara a una posible clasificación a 8vos de final. Los puntajes y el análisis de cada jugador, a continuación.

Marinelli (4,5): Una mala salida suya derivó en el empate de Bolivar. Se lo vio algo dubitativo y sin tanto entendimiento con Abel Luciatti al momento del pase hacia atrás. A pesar de ello, se recuperó con dos atajadas importantes en el segundo tiempo.

Giacopuzzi (4,5): Volvió a padecer una posición que no es la suya. Buen despliegue los primeros minutos, con un sablazo que derivó en el gol de Magnín, pero en el segundo tiempo fue desbordado por los volantes bolivianos.

Monteseirín (4): Al cabo de dos partidos, no como logró asentarse como central por derecha. Correcto primer tiempo pero un complemento flojo. Perdió en velocidad y tuvo varios desacoples con su compañero de zaga que dejaron mal parado al equipo.

Luciatti (3): Muy dubitativo e impreciso, con errores de concepto en la salida desde el fondo y en el achique hacia adelante. Riquelme lo encaró y le ganó varios duelos. Aún no puede conectarse con Monteseirín y toda la defensa se contagia.

Prieto (4,5): Arrancó con la flechita para arriba pero termino desinflándose. Al igual que en Paraguay, pasó al ataque en reiteradas ocasiones pero, ante algunas malas finalizaciones, no logró volver a tiempo y el equipo quedó descompensado con la marca. Sufrió con Vaca y Abrego a sus espaldas.

Prédiger (6): A pesar de no haber tenido un buen partido, el Perro casi siempre suele destacar. La cancha mojada le jugó una mala pasada y se resbaló en reiteradas ocasiones, pero aún así intentó manejar las líneas del equipo y distribuir la pelota a los costados. Sin tanta precisión como solemos ver, pero con la misión de cargarse al equipo y empujar.

Cardozo (6): Mucha confianza en el PT para romper hacia adelante y buscar líneas de pase. Auxilió en algunas ocasiones a Prédiger. No logró sobresalir en la segunda parte del partido, contagiado por el flojo nivel en general del equipo.

Cavallaro (3,5): Escaso aporte, al igual que frente a Guaraní. Un disparó desde fuera del área que el arquero Rojas mandó al córner y nada más. Algunos arranques en velocidad durante los primeros minutos pero terminó diluyéndose. Salió reemplazado en el entretiempo.

Morales (5): Intermitente. No pudo desequilibrar ni explotar todo su talento en ofensiva. Puso a correr a Magnín en dos oportunidades pero aún así no influyó demasiado en la generación de juego al no encontrar la sociedad con Cavallaro.

Gallardo (4): Jugó por la derecha y no gravitó, a pesar de mostrarse siempre y estar enérgico (con Guaraní estuvo por izquierda). El equipo lo buscó poco y, en las pocas veces que recibió la pelota, estuvo impreciso con controles demasiados largos. También salió reemplazado tras los primeros 45′.

Magnín (7,5): Nuevamente la figura de la noche. Por el gol y por el sacrificio, a pesar de haber errado el penal sobre la hora. Se las rebuscó en el área como pudo y se generó sus chances, la más clara con un cabezazo casi inatajable para el arquero de Bolivar. En ocasiones, ante la falta de abastecimiento, tuvo que bajar hasta la mitad de cancha y el área le quedaba demasiado lejos.

Melivilo (7): Ingresó por Cavallaro y le cambió la cara al equipo. Muy activo. Busco contagiar a sus compañeros con buenos pases, centros y también con un disparo desde la puerta del área que pasó cerca del arco. Fue el jugador destacado del segundo tiempo.

Bolaño (5,5): Entró por Gallardo con la misión de escurrirse por el costado izquierdo de Bolivar. Explotó su velocidad en el uno contra uno pero no logró traducirlo en chances concretas. A pesar de eso, le dio algo de peso y frescura al equipo.

Protti (5): Solo 20 minutos en cancha, sin demasiadas luces.

Enzo Díaz (-): Entró sobre el final para tratar de ganar el partido. Servicial y sacrificado, pero sin poder cambiar la ecuación de la noche.

Galmarini (-): Gorosito lo puso por Giacopuzzi a tres minutos del final. Escasos minutos como para analizarlo.