El Ministro de Cultura de la Nación opinó sobre la clausura de Batalla Cultural

Pablo Avelluto consideró que el desalojo de un local de la agrupación kirchnerista La Cámpora en el municipio de Vicente López se trató de una cuestión "administrativa" que no puede ser considerada como "una persecución política ni a la cultura".

Foto: La Nación

 

“Había denuncias muy pesadas contra lo que pasaba ahí (en el local). Fue una cuestión administrativa donde el estado municipal intervino cuidando a los vecinos de Vicente López”, manifestó.

“Ocurrió lo que debía ocurrir y no hacemos ninguna lectura política del hecho, en absoluto se podía haber visto como una persecución a la cultura ni una persecución política”, añadió el ministro en declaraciones formuladas a radio Belgrano.

Avelluto señaló que desde hace seis meses había denuncias por irregularidades en el local, por lo que el municipio de Vicente López actuó “administrativamente”.

“La Cámpora había pedido autorización para un local político y el municipio se la dio, pero para un local político no para un salón de fiestas, ni para un bar, ni para expender alcohol”, expresó el funcionario nacional.

De acuerdo a lo indicado por el ministro, los vecinos del local presentaron una serie de denuncias por lo que la inspección del municipio fue varias veces a verificar que se cumpliera la función para la cual había sido autorizado.

“Fue pasando el tiempo y finalmente se hizo lo que corresponde en estos casos, por lo que se estableció el desalojo. Hubo incidentes de resistencia a la autoridad pero finalmente el lugar fue desalojado”, finalizó.